Algunos atemorizados, otros “sin más”. Algunas con incertidumbre, otras “con esperanza”. Así se vivió la primera jornada de vacunación de docentes que comenzaba de forma embrionaria en el hospital ourensano del área sanitaria provincial con la convocatoria de más de 300 docentes y que continuará a lo largo de toda la semana. Además, paralelamente, los mayores de 80 años sumaron su segunda jornada de vacunación en la provincia donde estaban citados 1.000, que sumados a los de ayer se superaron los 1.700 ya vacunados.

El Sergas citó a los docentes a través de un mensaje de texto el día anterior con las dudas de si realmente serían ellos los que tenían que ir a vacunarse. "Pensaba que era para mi abuelo", decía una profesora. Tras ponerlo en común y ver los datos personales, certificaron que eran ellos. Una forma de convocatoria apresurada, según califican algunos sindicatos educativos, que también la calificaban de “desorganizada”.

La profesora Nerea Iglesias recibiendo la primera dosis de la vacuna. //FdV

Sin embargo, la organización en la planta 0 del CHUO era eficiente y rápida. En la recepción de la planta baja una profesional sanitaria le indicaban a dónde se tenían que dirigir y una vez allí, facilitaban los datos, esperaban cinco minutos, un pinchazo y a esperar un cuarto de hora. El síntoma de mayores y pequeños, de experimentados y noveles, era el mismo la sonrisa, algunos le añadían ilusión, otros normalidad.

El hospital ourensano, que es donde se concentra mayor número de docentes, fue el primero en iniciar la vacunación de los docentes de las comarcas limítrofes y después serán los de Verín y O Barco. Ayer se vacunaron 320 docentes de Infantil, Primaria y Secundaria y hoy esperan el turno otros tantos que son llamados por orden alfabética según explicó el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña.

El escenario de la vacunación invita al optimismo entre la sociedad que ya adquirió la primera dosis, como aquellos que van por la segunda, como los inmunizados. Todos la cogen con esperanza y algunos con incertidumbre: “Nunca sabes, es algo nuevo, pero si sirve para acabar con esto, adelante”.

Datos diarios

Las estadísticas vuelven a bajar en el área sanitaria de Ourense, Verín y O Barco que fue la que mejor evolucionó en las últimas cuatro semanas, mejorando su incidencia en casi un 80%, y también los casos activos. Actualmente, la provincia registra 552 casos activos, de los que 178 se encuentran en la capital ourensana, que vuelve a sumar un nuevo descenso.

La situación en los hospitales de la provincia es “buena” a pesar del incremento de pacientes COVID en la unidad de críticos donde actualmente hay 5 casos. Fuentes sanitarias, advierten que “hay 5 casos positivos, pero los servicios están llenos de pacientes”.

Los ingresos en los hospitales ourensanos también cayeron en picado y ahora mismo los hospitales comarcales de Verín y O Barco registran dos casos en planta y el CHUO un total de 54. Los nuevos casos detectados en el área se mantienen en mínimos desde hace días con solamente 16 nuevos positivos en las últimas 24 horas.

La docente ourensana Soraya Miranda, vacunándose en el hospital ourensano. //FdV

Soraya Miranda: “A vacina é, agora mesmo, a pequena luz e a ilusión que move ao país”

Soraya Miranda ten medo as agullas e nunca se imaxinou que recibiría a primeira dose da vacina con tanta ilusión. “Non che vou enganar, a min as agullas non me gustan moito, e nunca ma imaxinei que recibiría a vacina con tanta ilusión.

É profesora no CEIP Plurilingüe Eulogio Gómez Franqueira de San Amaro e viviu todo este último ano con inquedanza, presión e agobio polas adaptacións os continuos protocolos que se emitían. “Foi unha época dura, pero é un orgullo que agora a xente pense que os colexios son seguros e eso define a comunidade educativa e o traballo que fixemos todos”.

Sobre a vacina de Astrazeneca que recibiu onte dixo que “cando me convocaron pensei que non era para min, pero vin a miña data e fíxome ilusion. A vacina é, agora mesmo, a pequena luz e a ilusión que move ao país”.

La vacunación de 1.000 mayores más se complementa con el inicio de 320 docentes | FDV

Telmo Ucha:“Ahora me tocan tres rehabilitaciones, la psicológica, la pulmonar y la física”

Telmo Ucha, edil del gobierno de Ourense, estuvo desde el 24 de enero ingresado en el hospital ourensano por coronavirus y una semana en la UCI en la que “te da tiempo a reflexionar de todo, del pasado, del presente y del futuro”.

No entiende a los negacionistas y a l os que se relajan con las medidas de prevención y protección porque “con un minuto en la UCI es suficiente para que te des cuenta de lo importante que es la enfermedad”. Tras superar el virus, ahora se enfrenta a un nuevo reto.

“Ahora me tocan tres rehabilitaciones, la psicológica, la pulmonar para recuperar la capacidad respiratoria y la física ya que perdí 15 kilos. No es una broma, psicológicamente es duro, físicamente todavía más pero anímicamente te destroza. En la UCI ves a gente que se va, que no lo supera, vi morir a un paciente de 51 años, eso te afecta”.

Y quiere mandar un mensaje de ánimo a los sanitarios: " todo lo difícil que se pueda hacer pasar por una experiencia así, se hace más liviano gracias a la calidad humana del personal sanitario, gestos tan sencillos y necesarios en momentos tan duros como sentir una mano o una voz tranquilizadora cuando no tienes a nadie cerca,....ellos lo son todo. Oírles y verles trabajar con afecto real y respeto absoluto hacia todos y cada uno de los pacientes hacen creer a uno que todo lo que se les pague es poco. Nuestras vidas están pasando por sus manos y verles sufrir, incluso llorar cuando algo va mal es realmente algo que te hace creer que aún hay esperanza".