La fiscal solicita una multa de 2.250 euros para un hombre juzgado ayer por un presunto delito de quebrantamiento de condena. El 25 de diciembre de 2019 no regresó al centro penitenciario de Pereiro de Aguiar tras un permiso de salida. El acusado estaba cumpliendo en la prisión una pena de 88 días de arresto por no haber abonado una multa que le había sido impuesta en una sentencia.