Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A la Pita la casó un youtuber

La boda se celebró en formato virtual. FdV

El Entroido resiste a la pandemia. Más auténtico que nunca en las aldeas con la presencia casi furtiva de las máscaras, virtual o improvisado en las redes sociales. Salieron pantallas, peliqueiros, cigarrones, boteiros y felos. Y no faltó la pita, que corrió en solitario o en grupo de convivientes por el barrio ourensano de As Eiroás.

El gran arraigo de esta fiesta en Ourense ha sabido adaptarse a las limitaciones impuestas por la situación sanitaria y aunque en pequeñas dosis, hubo Entroido en la provincial y, como no, Festa da Pita. La asociación que recuperó este evento en 1999 tenía claro desde el principio que, sí o sí, los viudos Antonio Guimarey y Gumersinda de Benavides, apodada A Pita, se casarían el martes de carnaval.

El súper 'followers'

Y la boda se celebró, pero en formato telemático. Al cura lo relevó un youtuber, Morenus Andorrano, elegido por el obispado por ser el que más ‘followers’ tiene en todas las redes sociales e instruido para el oficio de la misa en dos tutoriales. El sacerdote ‘casual’ aprovechó la conexión para captar suscritores y promocionar su canal Gastronomía Vegeta Andorrana OMG, en el que ofrece recetas para cocinar el arroz que ya no se puede tirar en las bodas.

Supervisó el enlace un concejal del grupo de gobierno de Ourense, que entre las innumerables competencias que puede asumir está también la de casar, y presumió de la oportunidad única de contraer matrimonio ‘online’ que ofrece la capital internacional de la inteligencia artificial.

Entrada de las pitas en la videollamada. FdV

Esta vez llegó tarde el novio, y la monja, que lleva un año en clausura, tuvo una aparición fugaz para ofrecer su sabia experiencia sobre este enlace que cada año rememora el conflicto del pueblo de As Eiroás con los viudos contrayentes, que se negaban a invitar a una ronda de vino.

En la videollamada entre los participantes se coló uno de los participantes en el asalto al Capitolio que bien podría ser un peliqueiro o el oso de Salcedo, y se interrumpió la conexión para conocer una nueva alerta epidemiológica anunciada por el propio Fernando Simón: un incremento de los contagios en As Eiroás que impone cuarentena domiciliaria inmediata a los nuevos matrimonios. El segundo susto de la jornada, después de que la novia comunicara en directo el resultado positivo del test ¡de embarazo! que resultó ser una falsa alarma.

Finalmente hubo enlace, bronca vecinal y entrada de las pitas, haciendo sonar sus campanas para poner paz en el barrio y animar la fiesta.

La pita visitó a los sanitarios en el CHUO. FdV

No fue la única buena acción de esta máscara. En el CHUO, una pita recorrió las diferentes unidades para endulzar el martes de Entroido a los sanitarios que desde hace 11 meses luchan contra la pandemia. El celador Bolaño se puso el traje y con la ayuda de Azucena y Belén de Atención al Paciente y Humanización, repartió orellas de carnaval y alegría entre los profesionales y los enfermos.

El personal agradeció la visita y las orellas de carnaval. FdV

Compartir el artículo

stats