Pachi Vázquez, que fue candidato del PSdeG a la Xunta y líder del partido en Galicia entre 2009 y 2013, se libra definitivamente del caso por el que se vio obligado a dimitir como parlamentario autonómico, en 2015. Su absolución es firme, así como la de su sucesor como alcalde de O Carballiño, Carlos Montes, y otros tres exconcejales socialistas. Ninguno prevaricó en la contratación de 60 personas en el ayuntamiento ourensano hace ya dos décadas.

La Fiscalía, que inició este proceso con una querella del exfiscal jefe, Florentino Delgado, ha desistido. No presentó recurso de apelación, por lo que la resolución absolutoria de la magistrada del Penal 2 de Ourense, Susana Pazos, ya es definitiva.

“Tuve que dimitir como parlamentario, abandonar de una manera completamente injusta. Fui de los pocos que dimití cuando me vi en un caso así, por no hacer daño al PSOE. Solo quiero que nadie vuelva a pasar por una situación tan injusta como esta”, manifestó Vázquez a este periódico tras su absolución, el pasado enero.

Vázquez es concejal en O Carballiño y lidera una escisión socialista, Espazo Común. Uno de los últimos políticos de la vieja escuela se libra del problema judicial.