Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ourense cerró el año de la pandemia con 3.600 parados menos pero más inactivos

Las tasas de actividad y empleo se vieron resentidas en el último trimestre respecto al verano por el impacto de la segunda ola y las restricciones | Hay 13.000 desempleados

La provincia de Ourense cerró el año de la pandemia con 13.000 parados y 114.200 personas ocupadas. Son datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística a través de la Encuesta de Población Activa, EPA, que reflejan cierta recuperación respecto al ejercicio anterior, cuando el COVID-19 era un virus que afectaba a China y al que se miraba con lejanía. De hecho, 2020 cierra con 3.600 parados menos que el período anterior y dos mil ocupados más.

El envejecimiento de la población, que avanza a mayor velocidad en esta provincia, tiene su reflejo también en esta encuesta que revela una caída de la tasa de actividad frente a un aumento notable de la inactividad. A término de 2019 había 128.800 ourensanos en situación de trabajar frente a 141.000 que están fuera del mercado laboral, ya sea por jubilación, incapacidad o por estar en período formación académica. Una año después, ambos indicadores han aumentado. 2021 arrancó con 1.600 activos menos (127.200) y 1.400 inactivos más (142.400). Con estos datos, y teniendo en cuenta que la población de 16 años o más en Ourense se sitúa en 269.600 (200 menos que hace un año), la tasa de actividad se sitúa en el 47,2%, la de paro en el 10,3 y la de empleo en un 41,6%.

Si a un año vista la situación parece haber mejorado, no ocurre lo mismo si se compara con el trimestre anterior. El verano, en plena recuperación tras la primera ola del COVID, la desescalada y la recuperación de la movilidad y el turismo, favoreció las contrataciones, pero el cuarto trimestre, con duras restricciones en Ourense supuso un retroceso tanto en la tasa de actividad como en la de empleo, si bien el paro bajó ligeramente al pasar de 13.500 a 13.000. La campaña navideña no logró remontar el mercado laboral y en tres meses la población ocupada pasó de 115.700 a 114.200, y los activos de 129.200 a 127.200.

El golpe del COVID ha sido duro y no ha terminado por lo que el mercado laboral deberá soportar todavía los efectos de esta crisis sanitaria y económica que se ha llevado por delante centenares de puestos de trabajo. En un solo año, marcado desde marzo por esta situación, la Seguridad Social ha perdido 1.188 cotizantes en Ourense, lo que supone una variación del 1,2% en comparación con diciembre de 2019.

El 71% de la ocupación está en el sector servicios

La ocupación durante el último trimestre bajó en la agricultura, la construcción y el sector servicios y se mantuvo en la industria. Tras el verano, y con el repunte de la pandemia y la imposición de nuevas restricciones que afectaron de forma directa a la hostelería y la restauración, los datos empeoraron en el sector servicios. Entre el tercer y el cuarto trimestre se perdieron 700 empleos en esta actividad. Sin embargo, si se compara con el año anterior, antes de la crisis sanitaria, el dato es mejor. En diciembre de 2019 había 80.800 ourensanos ocupados en este sector y un año después son 81.100, 300 más. Este sector concentra el 71% de la ocupación en la provincia. También mejora en la perspectiva anual la industria, que pasa de 18.500 ocupados a 20.000 en un año. Al igual que la agricultura, que gana 600 empleos más al pasar de 4.800 a 5.400. La construcción es el único sector que ha perdido ocupación este año: de 8.000 a cierre de 2019 a 7.600. Desde CCOO advierten del “estancamiento” del mercado laboral, con escasa industria y muy dependiente del sector servicios, y urgen una mesa de diálogo social en la que se apueste por un cambio del modelo productivo.

Compartir el artículo

stats