La junta de gobierno local del Concello de Ourense aprobó, en su sesión de ayer, las bases reguladoras del procedimiento para obtener el permiso municipal de conductor o conductora de taxi en la ciudad, no de licencias, por ahora.

Las personas que aspiren al permiso, pues la obtención de la licencia será otro trámite, deberán cumplir, entre otros, con los siguientes requisitos. Tener el permiso de conducir de la clase B o superior en vigencia; estudios de ESO o equivalente; conocimiento de las vías públicas, lugares de interés turístico, hospitales, oficinas públicas, centros oficiales, hoteles de la ciudad, así como los itinerarios más adecuados y directos para llegar al lugar de destino; conocimientos de gallego y de castellano; primeros auxilios; o atención a personas con movilidad reducida o que presenten alguna discapacidad.

Los exámenes, que se realizarán en las dependencias de la Concejalía de Transportes, constarán de 44 preguntas tipo test (excepto la del itinerario) con 3 opciones y solo una verdadera. Para alcanzar el apto es necesario tener superadas las diferentes partes de la evaluación.

Actualmente, el Concello de Ourense tiene 104 licencias de taxi. Además de este, la junta de gobierno local abordó otros 15 expedientes de diferentes servicios y áreas municipales.

Finalmente, dos sentencias en materia urbanística y una de ellas emitida por el Tribunal Supremo, estima el recurso de un particular y recuerda el criterio a seguir en este tipo de situaciones: cuando una solicitud se tramite de acuerdo con el plan general vigente, aunque este sea anulado posteriormente, se entenderá amparada legalmente, incluso si es por silencio positivo.