El BNG critica los presupuesto de 2021 en el Concello de Celanova, que han ido a pleno, ya que la relación entre el gasto en personal y el de inversiones es “por cada euro en inversiones, ocho en salarios”. Pero el momento tenso llegó cuando criticó que en esta pandemia no se contemple partida ni subvención para la Residencia San Carlos, que la solicitó formalmente el 11 de noviembre en un escrito que “el gobierno municipal nunca hizo público”.

Los nacionalistas dicen que el gobierno local se limita a pagar salarios, y “no son capaces de gestionar nada que afecte a la vida del resto de vecinos”. Aseguran que “huye de la realidad cuando no destina ni una sola partida a paliar impactos actuales y futuros del COVID.

El debate político

En cuanto a la residencia, se queja el BNG de que la portavoz del PSOE le acusó de estar “haciendo política” y que los vecinos “piensan que hay cosas” más urgentes que “gastar 72.000 euros” en ayudar a ancianos “que no son los únicos, porque hay otros en centros de día y hogares” que también lo precisan. Y por parte del PP, su portavoz leyó comunicados firmados por el presidente del Patronato de la Fundación San Carlos (el último, retirado esta semana el mismo día de su publicación) en los que, según interpretó, el geriátrico se niega supuestamente a recibir ayuda del Concello y a adaptar los estatutos para dar entrada a representantes municipales en la gestión el centro. El BNG cree que sí se le debe dar esa ayuda.