Vecinos de Santa Cruz de Arrabaldo, núcleo rural perteneciente al municipio de la capital, afirman que algunos pueblos de la zona siguen en pleno siglo XIX, sin agua corriente, lo que les obliga a hacer uso de pozos artesanales, con sus riesgos sanitarios, así como sin saneamiento, y transitan por algunos caminos plagados de baches.

Por eso, han hecho un llamamiento al Concello de Ourense del que dependen “para poner en conocimiento de la sociedad ourensana y de los grupos municipales la situación de total abandono en la que nos encontramos desde hace años por parte del Concello de Ourense”, señalan.

Solicitan “que no se acuerden de nosotros solo para cobrar impuestos, sino también para que los servicios esenciales funcionen y se mejoren. Consideramos que en el siglo XXI no podemos estar en esta situación”.

Invitan a todos los representantes de los partidos políticos a visitar el pueblo “y comprobar su abandono. Somos tanto del municipio de Ourense como los que viven en el centro o en barrios de Ourense y pagamos impuestos igual que todos, por lo tanto tenemos derecho que se nos escuche”, afirman.