Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ilustres

Serafín Marqués, un canónigo poeta con alma de mecenas

A veces nos parece que el mecenazgo es cosa de otros tiempos, al menos en el mundo clerical, y sin embargo la generosidad no falta y creo que es de justicia afectuosamente reconocerla. Con suma discreción va sumando años a su larga vida Serafín Marqués Gil cuya biografía merece un generoso reconocimiento, al que además por mi parte, me sumo con el afecto de quien ha recibido de él todo tipo de consideraciones. No voy a tejer un elogio a base de sumar innecesarios adjetivos sino sencillamente constatar aspectos de su rica personalidad. Cercano y afectuoso Don Serafín tiene el don de hacer amigos que le quieren y le agradecen su disponibilidad. Su biografía tiene los ingredientes de tantas vidas sacerdotales que procedentes del mundo rural encontraron en el Seminario un espacio para desarrollar su valía intelectual y religiosa. Teniendo en cuenta sus cualidades intelectuales la diócesis lo envío a cursar estudios universitarios y con ello lo encauzaba hacia la docencia en el propio seminario y como una conclusión lógica en una canonjía de la Catedral. Pero no se quedó Don Serafín en esa vida de mínimos que es tentación de tantos, que poco a poco adormecen sus cualidades por una sencilla comodidad que a veces se juzga benévolamente como humildad, sino que ha sabido cultivar la creación literaria y encauzar con generosidad sus haberes hacia mejoras de tipo patrimonial en la Catedral.

Nació en Outeiro de Paizás (Ramirás) el 23 de julio de 1930, tierras de Celanova con San Rosendo formando parte del mejor patrimonio. Estudió brillantemente en el Seminario de Ourense, ordenado el 5 de julio de 1953 fue enviado para seguir estudios de Teología en la Universidad Pontificia de Salamanca, sumando luego a esta licenciatura la de Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid. Fue profesor del Seminario de Ourense, desde 1954 y Vicerrector del Seminario Menor de 1962 a 1969. Profesor de Religión en el Instituto de Bachillerato ‘Otero Pedrayo’ de Ourense. Canónigo de la Catedral de Ourense desde el 30 diciembre 1967, siendo el 9 diciembre de 2005 elegido Deán-Presidente de la del Cabildo de la Catedral Basílica de Ourense y reelegido el año 2009. Tras su jubilación fue nombrado Deán honorario de la Catedral, buen profesor que nunca dejó de lado su vocación sacerdotal colaborando con tantos sacerdotes en tareas de predicación y vida parroquial.

Biografía

No se ha hecho, y en justicia debería hacerse, aunque Don José Ramón Estévez Gómez ya se ha interesado por algunas biografías, el mester de clerecía auriense, haciendo la nómina de los clérigos poetas y escritores que nos han dejado impresas sus obras. Solo recuerdo a modo de ejemplo a Rey Soto, Abelardo Santorum o Ramón María Blanco el cura de Soutopenedo. A esta nomina hay que añadir a Don Serafín Marqués. Ha publicado seis libros de poesía Anacos da vida (1999), Más allá del horizonte (2002), Ventos da terra (2005). Ribeiras do Miño (2005). Luz que me llamas (2008) y Escoitalo vento (2014) estos títulos y otras poesías sueltas componen su obra poética que ha merecido galardones como el Primer premio en el concurso poético ‘Virxe da Armada’ (2001), o el Premio del XXI Certamen de Poesía “Cidade de Ourense” (2005).

Ha publicado también tres obras de teatro, editadas conjuntamente el año 2012 Con vosotros me quedo. Una Mitra en el Monasterio. y El rey Homicida.

Una mitra en el Monasterio tiene como protagonista a San Rosendo y fue estrenada con mucho éxito en el propio monasterio de Celanova por el Estudio de artes escénicas de Mari Luz Vilar y le mereció en el año 2014 ser elegido Académico correspondiente de la Academia Auriense-Mindoniense de San Rosendo. A estas obras hay que añadir la publicación el año 2006 de una Novena en honor de Santa María Madre.

No ha sido Don Serafín un canónigo que se limita a cumplir las mínimas obligaciones que le señalan los estatutos, ha desempeñado siempre con entrega diversas cargas como la atención a la Iglesia de Santa María Madre y desde luego el Deanato durante dos sucesivas elecciones.

En esta etapa hay que destacar sus iniciativas más generosas. La primera haber dado vida a la Asociación de Amigos de la Catedral que es presencia notada con iniciativas valiosas de restauraciones y presencia en actos de culto. En reconocimiento por ello la Asociación lo nombró en el año 2012 Socio de Honor, imponiéndole la insignia de oro en un solemne acto celebrado en el Liceo el 27 de noviembre.

Órgano. El valioso órgano catedralicio, construido en la casa vasca Eleizgaray de Azpeitia, en 1921. Tiene 1.674 tubos y 1.800 membranas. Necesitaba una intervención importante para poder seguir cumpliendo su servicio. El año 2012 se hizo urgente la intervención y la iniciativa la tomó Don Serafín aportando además la cantidad de 30.000 euros que unidos a otros donativos de la Xunta se hizo posible siendo realizada por los organeros José Antonio Azpiazu y su hermano.

La cena de Emaús

En el año 2010 Don Serafín me manifestó como encargado del Patrimonio de la Catedral, su deseo de sufragar alguna intervención en la mismal, le propuse que podría ser la sustitución de un lienzo perdido por la humedad en la Capilla del Santo Cristo y estando de acuerdo se pensó en el motivo, La cena de Emaús que completaba el programa iconográfico pasional de la Capilla con un tema pascual. Se pidió al pintor ourensano Manuel Vidal un boceto que fue aceptado por su gran calidad y su originalidad iconográfica. Felizmente la obra estaba finalizada en noviembre del año 2011, el 12 de febrero de 2012 la bendijo, recién iniciado su pontificado, el Obispo Lemos Montanet, y el Grupo Francisco de Moure por este generoso don, concedió a don Serafín y al pintor Manuel Vidal el XIV Premio Francisco de Moure del año 2011 entregado solemnemente en el Liceo el 2 de junio de 2012

La tercera iniciativa generosa que Don Serafín quiso eficazmente sufragar fue la vidriera para el arco mayor de la puerta principal, frente al pórtico del Paraíso. Se encargo un proyecto con una secuencia de Santos de Ourense a los afamados vidrieros de Burgos Hermanos Barrios que han realizado vidrieras para muchas catedrales de España y de otras naciones, y que ya el año 2000 habían realizado la del Rosetón de nuestra Catedral con la Trinidad como recuerdo de aquel año Jubilar.

Con el boceto preparado y sufragada la obra por Don Serafín, incomprensiblemente no hubo más que dificultades y problemas por parte de los técnicos endiosados de la Xunta de Galicia que en vez de facilitar una mejora y un enriquecimiento artístico de la Catedral aburrieron al técnico con sus absurdas exigencias de colocación y este acabó por renunciar a la realización. Aparcada la iniciativa, últimamente por le Dirección Xeral de Patrimonio se ha querido retomar, pero pasa el tiempo sin que nada efectivamente se haga y el propio paso del tiempo quizá ya haga poco posible el mecenazgo generoso de don Serafín a quien sin embargo habrá siempre que recordarle por ello.

Son en este momento muchos los años de esta gran persona aunque los lleva con gozosa paciencia y siendo siempre la persona amable que tiene el mejor ánimo y la mejor palabra para todos, afectuoso reconocimiento que con estas letras quisiéramos devolverle en nombre de todos los que con objetiva voluntad amamos esta entrañable ciudad.

(*) Archivero diocesano

Compartir el artículo

stats