El Grupo Coren ha renovado el convenio de adquisición de castaña gallega para destinar a la alimentación de los cerdos de su gama Selecta a lo largo del presente año. Un acuerdo de compra que fue ratificado por Manuel Gómez-Franqueira Álvarez, presidente del grupo Coren, y Jesús Quintá, gerente de Alibós, la mayor empresa recolectora y transformadora de castaña de Galicia. En la firma también estuvieron presentes Manuel Gómez-Franqueira Otero, consejero de Coren, y Natalio Rodríguez, director de Frigolouro.

El convenio de compra de castaña para 2021 se sitúa en 4.720.000 kilos, que suponen una aportación económica al campo gallego de 7.080.000 euros, con lo que Coren mantiene su papel como uno de los principales demandantes de castaña en Galicia.

Conservación todo el año

La cooperativa adquiere la castaña cada año en temporada, que luego pasa por un proceso de pelado, cocción y posterior congelado, que permite su conservación para la alimentación de los cerdos durante todo el año.

Según explican desde la cooperativa, en esta campaña, la cosecha de castaña mermó por la incidencia de la plaga de la avispilla, que redujo la cantidad de fruto disponible, y el mercado se vio afectado por la caída de la demanda en fresco ante la crisis del coronavirus, si bien Coren desempeñó un papel estabilizador al mantener su volumen de compra en el nivel los últimos años.

Impacto positivo

De este modo, la cooperativa contribuye a la riqueza y dinamización económica del rural gallego. Además, esta iniciativa tiene también un impacto positivo en el medio ambiente, explica la empresa, ya que preserva los ‘soutos’ frente a la amenaza de desaparición que sufren por el abandono del campo y por la acción de plagas como la avispilla.

Además, el volumen de castaña adquirido por Coren representa la producción de unos 160.000 castaños en 2.100 hectáreas de terreno. Estos castaños absorben al año 12.500 toneladas de CO2.