Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Comuneros de la Serra do Xurés se unen para pastoreo y cultivo de castaños, olivos y setas

La mancomunidad arranca con diez asociaciones | Proyectan crear una cooperativa y una denominación de origen controlada

Plantaciones de olivos en la provincia. | // IÑAKI OSORIO

Bajo el nombre de Mancomunidad de Montes Vecinales en Man Común Serra do Xurés, 10 asociaciones de comuneros aparecen en el registro de la Xunta tras más de un año de trámites para inscribirse, y ahora quieren ponerse a trabajar para asentar población, combatir los incendios y generar empleo. Quieren hacer algo en conjunto en los montes pero necesitan el apoyo técnico de la Xunta para buscar los suelos idóneos para plantar castaños, olivos, setas, y pastoreo. Su idea es crear una cooperativa para comercializar sus productos a través de una denominación de origen controlada. De hecho, hay quien apunta que en el sur de Ourense y en el norte de Portugal había muchos olivos y se producía aceite de mucha calidad.

Empezaron en noviembre de 2018 y ya lograron registrar su mancomunidad. Tienen ganas de empezar a trabajar cuanto antes pero su proyecto requiere de la ayuda de la administración autonómica con la puesta a disposición de técnicos y estudios de las tierras para elegir los suelos adecuados para cada plantación, aunque ya por adelantado saben que muchos son buenos para cultivar olivos. De hecho, uno de los comuneros destaca que el padre de su suegro tenía muchos olivos pero en aquellos años había un único molino y su dueño se quedaba con la mayor parte del producto, por lo que terminó arrancándolos porque no le daban rentabilidad. Incluso señala que hay datos históricos que apuntan que “había más olivos aquí que en la alta Andalucía”.

Esta mancomunidad cuenta con unas 15.000 hectáreas en las que “habrá zonas buenas para setas, otras para castañas...”. De hecho ya tienen tres hectáreas de olivos. Y es que en los perímetros del pueblo plantaron árboles que ayudaran a mantener la zona limpia y “pusimos olivos y no hubo ni un fallo”. En cambio, en 16 hectáreas de castaños “tuvimos que reponer más de 600”.

Actualmente tienen tres hectáreas de olivares y entre 17 y 20 de castaños, y “es poca cosa para el monte que tenemos. Señala que “nosotros lo hacemos para evitar la necesidad de desbroces anuales y cumplir con la ley de incendios”, pero “lo ideal es que hubiera un estudio hecho de los suelos” en lugar de “plantar por plantar”. Señala que lo poco que hicieron fue “sin conocimientos técnicos” y aún así “nos está yendo bien, pero lo ideal sería tener apoyo técnico”.

Por otra parte, recientemente les visitó el director xeral de Gandeiría interesado en fomentar esta actividad y contribuir a evitar incendios de forma reiterada, y “nos lo propuso pero tenemos un problema al que no nos dio solución”. Y es que no pueden convocar asamblea para abordar esta propuesta debido a la pandemia, y el entrar en este proyecto lleva implícito la cesión por 10 años a un ganadero o a la propia Xunta de los montes, y eso tienen que acordarlo en asamblea. Son 134 comuneros a reunirse por lo que “tendrá que esperar”.

Esta mancomunidad empezó con 10 asociaciones pero hay más interesadas, y debido al COVID no han podido reunirse en asamblea con esta finalidad.

Compartir el artículo

stats