Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un cribado a 10.000 personas intenta frenar el avance del virus, que supera ya los 2.100 casos

Desde hoy están convocados 2.000 vecinos de Barbadás, 750 de Ribadavia y 8.000 de Ourense ciudad | La provincia sumó 205 contagios en un solo día | Cuatro muertes en el CHUO y una residencia de Verín

Un trabajador del servicio municipal de limpieza realiza tareas de desinfección en los accesos al CHUO.   | // BRAIS LORENZO

Un trabajador del servicio municipal de limpieza realiza tareas de desinfección en los accesos al CHUO. | // BRAIS LORENZO

Cribado en Ribadavia realizado antes de Navidad. | // IÑAKI OSORIO

El rápido crecimiento de los contagios en el área sanitaria de Ourense obliga a extremar las medidas de seguridad y las autoridades sanitarias reiteran la necesidad de reducir al máximo los contactos, mantener la distancia y quedarse en casa siempre que sea posible.

Las cifras son demoledoras y desde que el pasado fin de semana se superó el pico máximo de casos activos en la pandemia (1.610 el 17 de octubre) cada día es peor que el anterior. La curva de infecciones activas que alcanzó ayer los 1.207 casos, 147 más que la jornada anterior. Un día especialmente duro para el área sanitaria que sumó 205 contagios nuevos en solo 24 horas, y cuatro muertes: un hombre de 88 años y una mujer de 89 que fallecieron en el CHUO, y dos mujeres de 80 y 87 años que murieron en la residencia Santa María de Verín. Con ellos son 325 las vítimas mortales de la pandemia en Ourense.

La hospitalización mantiene las cifras del día anterior, aunque con un repunte en la unidad de críticos, que suma dos nuevos ingresos. Son 113 los pacientes COVID que requieren asistencia hospitalaria. Diez están en la UCI, 84 en planta del Hospital Universitario de Ourense, 3 en el de Valdeorras, 13 en Verín, 1 en El Carmen y 2 en Cosaga. Este incremento de los ingresos en la última semana y la previsión de que todavía se producirán más porque la curva sigue subiendo, el CHUO ha empezado a reprogramar las intervenciones quirúrgicas no urgentes, con idea de mantener camas hospitalarias disponibles.

Además, Política Social notificó ayer nueve contagios nuevos que afectan a residencias sociosanitarias de la provincia: dos trabajadores de Nosa Señora do Socorro de Arnoia, un de la residencia San Carlos de Celanova, y seis usuarios dl centro de mayores de Vilardevós.

En un situación de transmisión descontrolada la detección de asintomáticos es clave para cortar la cadena de contagios. El área sanitaria ha programado tres cribados con este fin en Ourense, Barbadás y Ribadavia para los que convocará a un total de 10.750 vecinos. El objetivo es conocer mejor la situación epidemiológica de aquellas localidades en las que los casos crecen a mayor velocidad y ponerle freno aislando a los pacientes asintomáticos.

La ciudad de As Burgas, en nivel máximo de restricciones desde la semana pasada, es uno de los puntos de mayor preocupación en estos momentos. Los contagios crecen de manera imparable desde la Navidad y ayer se contabilizaban ya 649 infecciones activas, una cifra muy alejada del pico máximo que se había alcanzado en la segunda ola (572 el 13 de octubre). “Cada día rompemos el techo en Ourense ciudad”, publicó ayer el alcalde, Gonzalo Pérez Jácome, en sus redes sociales.

Para conocer mejor la situación epidemiológica en la capital, el área sanitaria anunció ayer la realización de un cribado poblacional selectivo aleatorio a 8.000 personas. Se llevará a cabo este fin de semana en las instalaciones de Expourense en horario de mañana y tarde, tanto el sábado como el domingo. Los equipos sanitarios tomarán muestras a la población, que será convocada mediante SMS en su teléfono móvil.

Concretamente, se realizarán 4.000 PCR y 4.000 test de antígenos, y los resultados obtenidos permitirán establecer la tipología de los brotes y sus vías de transmisión, de manera que de aquí pueden surgir medidas específicas para frenar la expansión del virus.

Limítrofe con Ourense y también con restricciones de nivel máximo, Barbadás contabilizaba ayer 75 casos activos. En este municipio están convocados hoy 2.000 vecinos. Las muestras se tomarán en el polideportivo municipal, a partir de las 15.00 horas y la previsión de los equipos sanitarios es realizar 1.250 PCR y 750 test de antígenos.

La cita en Ribadavia, que entra hoy en nivel máxim es mañana viernes, a partir de las 15.00 horas en el edificio Alameda. Para este cribado, con test de antígenos, se convocará a 750 vecinos, que deberán acudir a la hora indicada en el mensaje que recibirán vía SMS

La participación en estos cribados es voluntaria y desde el Sergas piden a aquellos que tengan allegados de mayor edad o con dificultades en el uso de las nuevas tecnologías que comprueben si reciben el mensaje de invitación a la muestra. Los resultados, en el caso de ser negativos, se comunican por SMS, y si son positivos es el centro de salud correspondiente el que contactará telefónicamente con el paciente.

Cierre de las piscinas

Atendiendo a las nuevas restricciones que implican el cierre de vestuarios en las instalaciones deportivas, el Concello anunció ayer el cierre de las piscinas del pabellón municipal, tanto la de 25 como la de 50 metros. Solo podrán usarlas los clubes federados de natación, siguiendo las normas recogidas en el decreto de la Xunta.

Refuerzo de la desinfección en las zonas más concurridas

La desinfección de mobiliario urbano, barandillas y juegos infantiles en los parques no se ha detenido desde marzo, pero en los últimos días se ha intensificado en las zonas más concurridas de la ciudad. El personal de la concesionaria de la limpieza, Ecourense, realiza estos trabajos diariamente utilizando mochilas manuales también camiones de baldeo y lava aceras. A la mezcla habitual de agua y detergente se ha incorporado desde marzo el virucida, concretamente hipoclorito en un 5% diluido en agua. Aunque la tarea no ha dejado de realizarse desde el inicio de la pandemia, con unas rutas ya establecidas que se realizan en horario nocturno y a primera hora de la mañana, el servicio incide estos días, como hacía en marzo y abril, en las zonas más concurridas: geriátricos, centros de salud, hospitales, farmacias y supermercados. “En algunos puntos hemos cambiado los contenedores de carga manual para carga lateral desde el camión para reforzar la protección de los trabajadores”, explica el gerente.

Compartir el artículo

stats