Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El nuevo sistema de geotermia y aerotermia del campus será un referente en España

Operarios realizan una de las perforaciones en el exterior del edificio. |   // IÑAKI OSORIO

Operarios realizan una de las perforaciones en el exterior del edificio. | // IÑAKI OSORIO

Metros de tubos dispuestos junto al edificio de Ferro. | // IÑAKI OSORIO

Los obreros llevan varias semanas trabajando en el edificio de Ferro del campus de Ourense en la instalación de un sistema de eficiencia energética que combina geotermia y aerotermia para calefacción y refrigeración que será un referente en Galicia pero también en España, en palabras del vicerrector de Planificación, José Luis Míguez.

Este es el primer proyecto de estas características que promueve la Universidad de Vigo, con apoyo del INEGA, y ha elegido Ourense precisamente por el potencial geotérmico de la ciudad. El reto es extender esta fórmula a otros edificios y, de hecho, la instalación en marcha ya prevé la posibilidad de conectar la central al edificio Politécnico mediante el sistema Distric Heating & Cool (red urbana de calor y frío), una fórmula todavía poco común en España.

El proyecto, ideado por la Unidad Técnica de la Universidad de Vigo y una ingeniería externa, ha optado por una solución que integra las dos fuentes de energía: geotermia (85%) y aerotermia (15%). “Es una instalación híbrida renovable muy novedosa porque combina dos fórmulas que no se suelen utilizar a la vez”, afirma Míguez.

La memoria del proyecto explica que esta solución es “conveniente” cuando se necesitan grandes longitudes de perforación, ya que permite abaratar costes al reducir el número de pozos sin afectar de forma significativa al rendimiento. Por lo tanto, ofrece ventajas competitivas tanto a nivel de eficiencia como de inversión.

La empresa Prace Servicios y Obras, S.A. logró el contrato de obra que se licitó el pasado mes de julio por un importe de 677.000 euros y comenzó las obras en diciembre, una vez obtenida la licencia municipal para la perforación.

A pesar de que la combinación con aerotermia permitió reducir el número de sondeos, la propuesta que se ejecuta en el campus implica la realización de 40 pozos de 125 metros cada uno, sumando un total de 5.000 metros de perforaciones localizadas en el exterior del edificio de Ferro, en el pasillo entre los pabellones.

El subsistema de intercambio estará compuesto por un circuito de agua con anticongelante y las sondas serán dobles, de 32 mm de diámetro y de polietileno.

El vicerrector de Planificación defiende el proyecto como “novedoso y sostenible” y avanza que las obras estarán finalizadas en marzo, por lo que el edificio de Ferro podría estrenar en primavera la nueva instalación híbrida que tendrá una potencia de aproximadamente 500 kWs térmicos, suficientes para cubrir las necesidades actuales del edificio. En todo caso, el proyecto está diseñado para poder utilizar la vieja instalación en momentos de pico de consumo, como el que se produce estos días debido a la ola de frío.

La central de producción incluye cinco bombas de calor, y las unidaes de aerotermia se instalarán en la azotea del edificio.

El aprovechamiento previsto, una vez empiece a funcionar, generará un ahorro energético de 701.045 kWh/año y una reducción de emisión de CO2 próximo a las 223,27 toneladas anuales. El ahorro económico estimado rondaría el 30% aunque el vicerrector destaca la relevancia de la reducción del coste en kilovatios. “La instalación será representativa porque es fruto de la investigación y del uso de tecnologías maduras. Apostamos por las renovables y queremos ser sostenibles”, concluye el vicerrector de Planificación.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats