“Desde el inicio de la campaña de vacunación del COVID-19, algunos medios y mismo algunos responsables políticos están a poner en duda la capacidad de las enfermeras como encargadas de la campaña de vacunación tan importante”. Así inician un comunicado las enfermeras eventuales en loita que añaden que “se están poniendo encima de la mesa desde voces sin debido conocimiento en la materia, propuesta estériles e ineficaces como la autovacunación ciudadana, la vacunación por la ventanilla del coche, la realización de la campaña por parte de personal sanitario no capacitado o incluso formar a personal no sanitario en primeros auxilios para realizar una labor para la que xa existen profesionales perfectamente capacitados. Incluso se ampararon en el déficit de profesionales, para derivar la vacunación a la organización privada con el dinero de todo el mundo”.

Desde el colectivo explican que “todas las opiniones son respetables y están lejos de la realidad. Somos nosotras las enfermeras quienes, a pesar de sufrir recorte tras recortes, volvemos a demostrar sobradamente nuestro valor e incluso podremos dotar de una mayor velocidad a la campaña de vacunación”.

Rechazan la externalización de lo público como se está haciendo en Madrid y defienden que una vacunación organizada “no precisa de servicios privadas que buscan la vacunación de clientes y de no de pacientes, en una visión mercantilista y frívola de la sanidad pública”. Tras este comunicado quieren mandar un mensaje de tranquilidad y responsabilidad a la población en general y aseguran que “las enfermeras del Sergas estamos completamente seguras de que todas vamos a poner nuestro total disposición para vacunar a toda la sociedad gallega, haciendo lo necesario para garantizar su inmunidad, por ello podemos asegurar que la campaña de vacunación no se parará en ningún momento por nuestra culpa y que será segura par todos los pacientes de la sanidad pública con la eficiencia de los recursos públicos”.