Ourense (y Galicia) repiten el modelo de la pasada Nochebuena, después de que el comité clínico que asesora al gobierno gallego cerrase perimetralmente los municipios de Verín, Cualedro, Monterrei y Castrelo do Val, una vez que los positivos de la villa se extendieron a los ayuntamientos limítrofes, según confirman fuentes del municipio, debido a la llegada de personas de otras comunidades y países para pasar la Navidad. El incremento de casos en la comarca ya estaba siendo analizado por el comité clínico, que decidió cerrar esa área, de manera que empezarán el año confinados, aunque no afectará la medida desde hoy a las 00.01 hasta el día 1 de enero, a las 23 horas. Así lo explicó el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña. A pesar del cierre perimetral, los vecinos de los siete concellos con restricciones en la provincia (los citados de la comarca de Monterrei, así como Xinzo de Limia, Sarreaus y A Rúa) podrán moverse libremente durante el intervalo de tiempo definido para las reuniones familiares, aunque las autoridades sanitarias desaconsejan los desplazamientos. Y, dentro de esta movilidad, las autoridades sanitarias vuelven a recordar que solo están permitidas reuniones de dos unidades familiares.

Ampliación hostelería

Estos siete municipios verán cómo el horario de la hostelería en los municipios con restricciones medio-alto, como Xinzo, Sarreaus y A Rúa, y los de nivel alto, los de la comarca de Monterrei, aumentará, pudiendo abrir hasta las 18 horas. El 1 de enero las cafeterías no podrán operar antes de las 11.00 horas en toda Galicia. El día 2, la hostelería de estos siete ayuntamientos abrirá solamente hasta las 17.00 horas, y se prohíbe la salida de estos municipios excepto por cuestiones sanitarias, educativas o laborales.