Las veintiséis personas de la Vivienda Comunitaria de San Marcos de Cudeiro en Ourense fueron las primeras en vacunarse contra el COVID en el estreno del fin de la pandemia. Inocencio Corbal, de 90 años y natural de Sarreaus, fue el primero que se vacunó sin ningún tipo de dolor y con las ganas de ver a su familia.

El ourensano explicó que "ahora después de que me pusieran la vacuna ya puedo ver a mis familiares y a mis nietos sobre todo y a besarlos y a los hijos y todo. Y tengo una nieta que es una gozada y no la pude tocar". También animó a todo el mundo a vacunarse para volver a la normalidad, diciendo que "no duele nada, yo no sentí nada".

La vacunación, que se iniciará este miércoles en 140 residencias de la provincia, espera llegar a 9.000 personas en total, y a 3.000 en la primera semana. La valoración del estreno por parte de los profesionales del área sanitaria de Ourense, Verín y O Barco fue de "alegría y emoción" en una jornada en la que el gerente del área, Félix Rubial, agradeció el compromiso de los sanitarios.