Las sonoras carcajadas de Papa Noel tienen el poder de levantar el ánimo a cualquiera, por eso día de Navidad, después de pasarse toda la noche entregando regalos por aquí y por allá, sus risas resonaron en el Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (CHUO). Papa Noel hizo un hueco en su apretada agenda navideña para felicitar las fiestas a todos los pacientes y sanitarios del centro ourensano.

El entrañable gordinflón logró sacar una sonrisa a quienes peor lo están pasando en estas fechas y se detuvo más tiempo con los niños y niñas ingresados en la unidad materno infantil. Allí el más emocionado fue Matías, un niño de 7 años que fue el primero en vestir uno de los gorros de enfermería que llevarán los equipos especiales de vacunación COVID-19 del área sanitaria.