Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

María Oruña no da por perdidos los cinco anillos restantes de los obispos santos

Anticipó el hallazgo realizado por Vania López y Salgado, utilizando como base la documentación aportada por restauradores y el antiguo archivero, Miguel A. González

María Oruña, con su novela “El bosque de los cuatro vientos”.

María Oruña, con su novela “El bosque de los cuatro vientos”.

La colaboradora de FARO y autora de “El bosque de los cuatro vientos”, María Oruña –libro del que ya se han vendido 50.000 ejemplares–, que se anticipó al hallazgo de cuatro anillos milagrosos de obispos santos de San Estevo, advierte de que “no se pueden dar por perdidos los cinco anillos restantes”, pertenecientes a otros tantos prelados. Pero indica que en esta ocasión no va adelantar “ninguna hipótesis” ni los datos e intuiciones que tiene. La autora acertó donde se encontraban los cuatro primeros, tras documentarse a fondo y hablar con los responsables del Centro de Restauración San Martín y consultar los datos que le facilitó el anterior archivero diocesano, Miguel Ángel González, al apuntar a la zona del hallazgo.

De todas formas, María Oruña admite que los cinco anillos milagrosos que faltan, “pudieron haber sido robados o perdidos”, teniendo en cuenta que algunos fieles de la zona los llevaban a casa, para que les ayudaran en los partos y enfermedades, pero le parece “raro” que se perdieran los cinco anillos de un lateral y falten los del otro, del conjunto de nueve anillos sobre los que realizó un estudio Miguel Duro Peña.

María Oruña aclara que ella no ha descubierto nada, pero recuerda que el primer sitio donde buscó el protagonista de su novela, Jon Bécquer, “fue es las arcas”. Y destaca que los integrantes del Centro de Restauración San Martín, Vania López y Camilo Salgado, tienen sus alter egos en su novela. Oruña sabía que ellos iban a intervenir en el altar, donde estaban los relicarios de los obispos, porque se encontraban en muy malas condiciones. “Vania López estuvo revisando los relicarios, pero solamente para comprobar su estado y la intervención que tendrían que realizar, sin detectar nada. Pero al sacar las urnas, debajo de unos huesos, apareció el saquito de los anillos”.

La autora de “El bosque de los cuatro vientos” destaca que hasta ahora todo el mundo coincidía en que los nueve obispos de San Estevo sí habían existido”. Sin embargo, “nadie creía en la existencia de los nueve anillos, que “se consideraban una leyenda”. María Oruña reconoce que Miguel Ángel González le facilitó “mucha documentación y libros sobre los nueve obispos y los anillos milagrosos, por lo que consta en los agradecimientos de la obra. La autora aclara que ella no estaba presente cuando se encontraron los anillos, a pesar de que sabía que se estaba llevando a cabo la restauración en Santo Estevo. Lo que ocurrió es que “nadie sospechaba que pudiera haber nada en los saquitos, porque ese tipo de saquitos son habituales”. Pero Vania López “escuchó un sonido metálico en uno de ellos”. Si no se escribiera la novela, “podían encontrar allí los añillos o no”, porque anticipó el lugar. De todas formas reconoce: “El mérito por completo de hallar estos anillos es del Centro de Restauración San Martín, y de Vania López que los encontró, además del Obispado de Ourense que ha pagado la restauración.

María Oruña fue casa por casa para hablar con los vecinos de San Estevo y preguntarles por los anillos de los nueve obispos santos. También habló con el párroco actual, Xulio Rodríguez, que nació allí y le dijo que nunca había escuchado hablar de los anillos. Sin embargo, el anterior sacerdote, Don Mateo, “me dijo que él no los había visto ni el que le precedió tampoco, pero su predecesor lo confirmaba, diciendo que esos anillos eran llevados incluso a casas de las parturientas, para favorecer el nacimiento de los niños. Y me comentaron que Xulio Rodríguez decía: “Bueno, vamos a ver si ahora aparecen los anillos”, medio en broma, porque habían leído el libro. María Oruña es autora de otras novelas que han tenido un gran éxito editorial, con 200.000 ejemplares vendidos.

Compartir el artículo

stats