Verín grita: “¡Castrillo non se toca!”

La foto sería la misma de hace un año sin mascarilla y sin expediente. El espíritu del “Verín non se pecha” tomó el hospital con la misma intensidad que durante el cierre del paritorio para luchar por archivar el expediente disciplinario que pesa sobre Javier Castrillo, héroe local y jefe del servicio de Ginecología del hospital verinense, por supuestamente “desconsideración a un igual” y “no cumplir un protocolo”. La Plataforma de Verín non se pecha convocó ayer a sus vecinos a las 11.00 de la mañana para protestar por esa “revancha del gerente del área sanitaria de Ourense, Verín y O Barco contra quien luchó por la dignidad del rural”. Y la sociedad verinense volvió a responder.

La respuesta tuvo más de 500 voces gritando al unísono que “Castrillo Non se toca”. Un alegato lanzado en las redes sociales cuando se desveló el expediente disciplinario que se había incoado contra el facultativo. Tras la masiva respuesta de Verín y su “defensa a ultranza de la calidad asistencial del facultativo”, Javier Castrillo declaró que “confío en las personas que llevarán la instrucción del expediente y creo en su profesionalidad, pero los motivos por los que se me ha incoado el expediente, es decir las personas que han motivado la incoación del expediente creo que no lo han hecho por unos motivos dignos. Lo han hecho porque yo en su momento fue la cara más visible por el paritorio de este hospital y por la defensa de este medio rural, y para que uno no sea un estorbo en los proyectos de su camino. Pues después de un año rumiando la revancha aquí está el expediente que se han sacado del mismo lugar donde se han sacado los criterios, es decir, han hecho magia. Nada por aquí y nada por allí y ha aparecido un expediente de la nada”.

Tras las declaraciones, también añadió que “no tuve ocasión de presentar las alegaciones a este procedimiento, pero lo hará cuando sea el momento”. En cualquier caso, el próximo viernes, acudirá a declarar ante la Inspección de Sanidade de Ourense para decir todo lo que pasó aquel 30 de noviembre de 2019 cuando unos padres no querían que su hija se marchara del hospital de Verín para Ourense y la pediatra que llegó desde el CHUO insistió en que se debía trasladar.

Durante la protesta ayer intervino también el otro ginecólogo, Rogelio Viñán, quien advirtió que los sanitarios del hospital “no van a consentir que su compañero esté solo frente a los mismos que mandaron callar el año pasado y que cerraron el paritoiro con argumentos equivocados. Nos gustaría recordarles a las Gerencias, a la Consellería y a la Presidencia de nuestro país gallego que hasta aquí llegamos. Vamos a defender el nuestro y a nuestro compañero con una fuerza inusitada y, cuando la vean, volverán a repetir lo que hicieron el año pasado”, proclamó el doctor Viñán, entre aplausos.

Por su parte, Belén Vázquez, una portavoz de las matronas del hospital, cargó contra este “castigo impuesto de la forma más injusta y mezquina a alguien al que considero un compañero y amigo”. Según sus palabras, las matronas son “las principales testigos de su buen hacer y de su lucha por mantener el servicio en pie a pesar de los embistes”.

La portavoz de la plataforma convocante, Aurora Sola, fue la encargada de leer un manifiesto en verso, en formato de copla, en el que se repetía la consigna: ‘Rubial, Rubial, Rubial, no nos toques en el hospital! Y por favor, presidente: retire ya el expediente!”. Asimismo, Sola anunció que la plataforma iniciará en 2021 una recogida de firmas en los negocios de Verín, con el objetivo de llevar al pleno del Concello un texto para declarar al gerente del área Sanitaria de Ourense como ‘persona no grata’ en el municipio.

Reacciones

El secretario xeral del PSdeG, Gonzalo Caballero, apoyó de nuevo a Javier Castrillo y señaló ayer que pedirá la comparecencia del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en el Parlamento gallego, para que se “disculpe” y “rechace el expediente” abierto contra el doctor Castrillo por “una cuestión política de un PP que muestra hoy su peor cara”. Además, pide que “se disculpe y le haga un monumento a las personas que defienden la sanidad pública”.