Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Daniel González Peña | Ingeniero informático profesor de la ESEI

“Los datos fueron los primeros en revelar lo peligrosa que era esta pandemia”

“La letalidad de la segunda ola indica que la infección es mayor ahora; y en las residencias se repite el problema: es una derrota”

Daniel González Peña es profesor de Informática.   | // IÑAKI OSORIO

Daniel González Peña es profesor de Informática. | // IÑAKI OSORIO

El profesor de la Escuela Superior de Ingeniería Informática y miembro del Grupo Sing de investigación, Daniel González Peña, creó una plataforma de acceso libre en la que publica diariamente los datos de la evolución epidemiológica en Galicia. Bajo el título SemáforoCOVIDGalicia, su iniciativa se ha convertido en un referente para la consulta de los datos y el análisis del contexto.

–¿Qué aporta el estudio de los datos a la lucha contra el Covid?

–Los datos nos permiten tomar decisiones de una manera más informada, más basadas en evidencias y menos en intuiciones.

–Sobre todo cuando hablamos de un virus del que nada se sabía al inicio de la pandemia.

–Sí, los datos son los que primero pusieron de manifiesto lo peligrosa que era esta pandemia.

–Pero también surgió un problema con la gestión de esos datos.

–Como la pandemia evolucionó tan rápido y se vio que los datos eran necesarios, todos empezamos a demandarlos. Pero la verdad es que las autoridades no tuvieron tiempo, o no supieron ofrecer un acceso fácil. Entonces hubo de todo. Está claro que lo primero era atender a las personas, pero lo cierto es que se ofrecieron datos de forma muy heterogénea. Cada una de las administraciones publicaba de una manera diferente, con distinta frecuencia y diferente nivel de agregación. Entonces no eran comparables. Entiendo que todo esto viene derivado del apuro, porque después fue llegando la estandarización.

–Cuando puso en marcha esta iniciativa dijo que la plataforma no debería exisitir.

–Efectivamente, porque una vez que se empiezan a recopilar los datos, más o menos estandarizados con respecto al resto de comunidades, deberían ser públicamente accesibles en formatos fáciles, por ejemplo el ‘csv’ que utilizamos todos ahora para analizar y compartir. Pero algunas administraciones tardaron tiempo en hacerlo de manera abierta y fácil, sobre todo las evoluciones, que es lo que da contexto al dato diario y ayuda a entender la evolución. En el caso de Galicia, hay cosas buenas y malas. Y lo bueno, hay que decirlo, es que no ha parado de dar datos todos los días, incluido el fin de semana, que es algo que no hace ni el Ministerio de Sanidad. Lo malo, que los daba en una nota de prensa en una página web con un texto natural y unas tablas que cambiaban de forma cada día, nada estandarizado. Entonces eso había que recopilarlo desde fuera. Cuando yo empecé a recibir esos datos vi que faltaba un repositorio para sacarle el potencial.

–¿Qué dicen los datos sobre lo que ha ocurrido en esta segunda ola respecto a la primera?

–La diferencia parece ser la capacidad de detección. Ahora se detectan más casos porque tanto la tasa de letalidad como la carga asistencial por número de infectados son inferiores a las de la primera ola. En cuanto a las consecuencias parece que en la segunda la infección es mayor y eso se ve en la letalidad. Asumiendo que la tasa de letalidad del virus es la misma, en torno al 1%, si la cifra de fallecidos es mayor ahora es un indicador de que hay más infectados. Ahora es verdad que hay más activos porque se detecta más, pero si vas al dato de fallecidos y asumes que la tasa de letalidad no ha variado, es que ha habido más infectados reales.

–¿También muestran los datos la repetición de errores?

–Hay que poner el acento en las residencias porque ahí no ha cambiado nada: altísima probabilidad de infectarte y una vez infectado, otra vez la misma letalidad, en torno al 20%. Y la cuenta de resultados de la pandemia es que la mitad de los fallecidos proceden de ahí. Es la misma historia, sabíamos que ahí había un problema y se repite. Eso, en cierto modo, es una derrota.

Compartir el artículo

stats