El operativo de búsqueda, ayer por la mañana en Amoeiro. | // BRAIS L.

A María del Carmen Rodríguez, octogenaria, le gustaba caminar y, hasta hace poco tiempo, unos dos años aproximadamente según el alcalde, incluso recorría distancias largas con rapidez. La mujer vive sola en Cimadevila, en la parroquia de Trasalba, en el municipio de Amoeiro. Su único hijo, que la visita cada jornada, estuvo con ella el miércoles a las diez de la noche. Un vecino asegura que la vio a las 11.30 del jueves en el exterior de la vivienda, en dirección a Santa Cruz de Arrabaldo (Ourense), donde tenía una vivienda. Cuando la asistenta de ayuda a domicilio llegó a su casa, sobre las 12 horas del mediodía, ya no la encontró.

El personal del ayuntamiento de Amoeiro se puso en contacto con la central de emergencias del 112, y se estableció un operativo de búsqueda que no dio resultado en la primera jornada y que ayer se retomó desde las 8 de la mañana, de nuevo sin éxito, sin que se localizara indicio alguno. Con la niebla dificultando la visibilidad, vecinos y Protección Civil se sumaron a la Guardia Civil. La Axencia Galega de Emerxencias (Axega) colaboró en la búsqueda con un equipo de drones. El instituto armado aportó en estas dos primeras jornadas perros adiestrados. Hoy volverán y, según el alcalde, José Luis González, también se recorrerá a caballo la zona en busca del paradero de Carmen. Los vecinos seguirán ayudando.

Su aspecto físico

La mujer, de complexión delgada, metro y medio de altura, ojos verdes y pelo largo y blanco, padece un deterioro cognitivo pero goza de cierta movilidad, por lo que los paseos a media distancia formaban parte de su rutina. “Lo primero que se piensa es si pudo ir a alguna finca, a alguna otra casa, qué solía hacer. Hasta hace unos dos años, andaba mucho y muy rápido, iba hacia Palmés y Santa Cruz, donde también se hizo una búsqueda el primer día, porque tenía una casa. Ahora ya no se notaba como antes. Pensamos que cogió una dirección y siguió hasta que pudo, esa es la impresión. Es una labor difícil porque no se sabe justo por dónde podría ir, ya que no tiene por qué haber seguido la carretera abierta, sino también pistas, y la maleza dificulta ver”, describía el regidor de Amoeiro después de que se levantara el operativo ayer, al caer la noche.

En el dispositivo desde el inicio colaboraron voluntarios de Protección Civil de Amoeiro y de otros municipios próximos, como Coles, Vilamarín o la Mancomunidade de O Ribeiro. Al llegar la noche, los efectivos tuvieron que retirarse de manera escalonada. En la zona, con todo, permanecieron agentes de la Guardia Civil. La búsqueda, que en la primera jornada contó ya con perros del instituto armado, se reinició este viernes con la incorporación del equipo de drones de Axega, los bomberos de O Carballiño y brigadas de la zona de la Consellería de Medio Rural. La densa niebla de primeras horas impidió volar ayer a las aeronaves hasta el mediodía.