La Policía Nacional detuvo a tres sospechosos de dos robos registrados en bares de la ciudad en las últimas semanas. El primero ocurrió el 29 de octubre en un establecimiento de O Vinteún en el que los ladrones forzaron una ventana para llevarse 1.000 euros de la máquina tragaperras, 200 euros de la caja registradora y otros 300 que había en la cocina. El detenido es un varón de 42 años natural de A Rúa con más de 50 detenciones anteriores.

Otros dos hombres de 40 y 25 años fueron detenidos por un robo en una cafetería el 5 de noviembre. En este caso, los autores rompieron un cristal y se llevaron 500 euros, la caja registradora, un ordenador, un teléfono móvil y una máquina expendedora de bolas.