M.A.V.P. está acusada de dos supuestos delitos, uno de ellos de daños informáticos y otro de falsificación, por borrar del equipo informático de la empresa en la que trabajaba contenido de la parte contable así como copias de seguridad en el servidor. Dichas acciones supusieron un coste en la recuperación de dichas archivos por cuantía de 2.722 euros. Además, según recoge el escrito de acusación, que también modificó un supuesto acuerdo por el que pasaba a trabajar menos horas y cobraba lo mismo. A preguntas de la Fiscalía sobre un lápiz de memoria arguyó que “tenía un ‘pendrive’ porque era como mi chuletilla, ahí tenía modelos de recursos, impuestos y otros modelos, porque llevaba mucho tiempo sin trabajar y tenía que hacerlo todo yo”. Por dichos delitos la Fiscalía pide dos años, mientras que la acusación solicita hasta cinco más una indemnización de 10.000 euros.