La portavoz de Cultura del grupo socialista, Noa Díaz, alertó ayer en el Parlamento gallego del “atentado patrimonial” que supondrá el proyecto de ampliación de la carretera de acceso al monasterio de San Pedro de Rocas, en el Concello de Esgos. La diputada socialista presentó una pregunta oral en el pleno sobre esta actuación, al entender que “supondrá la destrucción de suelo arqueológico y la tala de cien árboles”.

El grupo socialista considera que estas obras, que cuentan con el visto bueno de la Dirección Xeral de Patrimonio, “van contra los criterios de la candidatura de la Ribeira Sacra a Patrimonio de la Humanidad” y sostiene que el gobierno gallego “solo entiende el turismo desde la óptica del cosmopaletismo”.

Noa Díaz invita al gobierno gallego a “darle una repensada, antes de ejecutar un proyecto que provocará daños irreversibles en el complejo arqueológico y natural”.