Gracias a la colaboración ciudadana de un conductor que observó la conducción irregular de un camión por la autovía A-52, a una velocidad anormalmente reducida y sin luces, la Guardia Civil de Tráfico dio el alto al chófer profesional y comprobó que incurría en una variedad de infracciones: sin carné por pérdida de vigencia, tras agotar todos los puntos; sin el seguro obligatorio, sin ITV, con la tarjeta de transportes caducada desde 2017, sin Certificado de Aptitud Profesional (CAP), así como sin disco en el aparato tacógrafo y sin el registro de las jornadas de trabajo de los días anteriores, además de otras infracciones de carácter leve.