El Servicio Gallego de Salud incoó un expediente disciplinario al jefe de ginecología del hospital comarcal de Verín después de un año de los hechos expuestos en dicho expediente. En concreto, se refiere al 30 de noviembre de 2019, cuando el jefe de ginecología explicó a un padre y una madre que la decisión de trasladar al bebé de Verín a Ourense, era en última instancia suya y no de la pediatra que insistía en trasladar al neonato a la capital. En aquel momento la gerencia del área sanitaria de Ourense, Verín y O Barco, apoyada por un documento firmado por facultativos, había cerrado el paritorio de Verín, que permanecía abierto gracias al atrincheramiento de los vecinos.

Fuentes presenciales en los hechos, explican que “en aquel momento la pediatra que llegó de Ourense quiso llevarse a la niña a Ourense y la madre y el padre preguntaron por qué, ya que tanto las enfermeras como las matronas como los propios padres veían a a la niña bien sin ningún problema. En ese momento fue cuando los padres llamaron a Javier Castrillo, ya que dado su confianza con la familia, le preguntaron si pasaba algo y él le respondió que la decisión de trasladar a la niña era una decisión de los padres”.

La pediatria pidió en reiteradas ocasiones trasladar al niño hasta que una supervisora llegó al hospital de Verín para pedirle a los padres que firmaran un papel en el que se hacían responsables de lo que le pasara la recién nacida en caso de no ser trasladada. Finalmente, la niña fue trasladada y por esos hechos el Sergas abre un expediente disciplinario a Javier Castrillo por “desconsideración a un igual” y por oponerse a un protocolo.

Colectivos sanitarios, en defensa de la sanidad pública y vecinos de la villa no entiende esta “caza de brujas” que está haciendo la gerencia del área sanitaria de Ourense, Verín y O Barco y critican con dureza “la venganza de Félix Rubial por no poder cerrar el paritorio hace un año”. Las redes sociales han servido de catapulta para lanzar un segundo grito en señal de protesta después del Verín non se pecha. La villa replica ahora “Castrillo no se toca” y los colectivos pretender emprender actuaciones en defensa del jefe de ginecología si finalmente se tramite y se resuelve de forma interna ese expediente.

Protesta por el cierre del paritorio de Verín en la Diputación. Brais Lorenzo

BNG y PSdeG pedirán explicaciones en el Parlamento: “Sorprende este expediente”

La primera reacción a la noticia de la incoación del expediente disciplinario iniciado por el Sergas contra Javier Castillo fue la diputada ourensana Noa Presas. La nacionalista dice que “parece una presión política más por parte de la dirección de Rubial y de la política de la Xunta de Galicia para coartar a los profesionales y ante lo cual, el BNG pedirá explicaciones”. El PSdeG también exige explicaciones al ejecutivo gallego y dice que “sorprende mucho que el Sergas decida ahora expedientar a quien fue una de las caras visibles de una protesta que obligó a la Xunta a rectificar en el desmantelamiento del hospital comarcal de Verín”. El secretario autonómico socialista pide a Núñez Feijóo que aclare “si intenta purgar al ginecólogo de Verín tras las protestas que frenaron el cierre del paritorio de la villa”. La oposición del Parlamento gallego preguntará la próxima semana por esta nueva decisión del área sanitaria de Ourense de abrir un expediente disciplinario tras un año.