O Carballiño fue el primer concello gallego en cerrarse a cal y canto: bajada de persianas en la hostelería, cerrojazo perimetral y solo reuniones entre convivientes desde hace exactamente un mes. Ahora también es pionero en abandonar estas duras restricciones tras servir de modelo para el resto de Galicia. En el extremo opuesto, Vilalba y A Laracha, que sufrirán desde esta medianoche un encrudecimiento de sus medidas ante la propagación del coronavirus, sumándose, así, al más de medio centenar de municipios que mantienen las delimitaciones más rigurosas.

Así lo ha decidido esta mañana el subcomité clínico de expertos del Covid-19 en Galicia, que ha valorado la evolución epidemiológica favorable en el municipio carballiñés para tomar esta decisión: entre 14 y 28 nuevos contagios en los últimos 14 días y menos de siete en la semana previa, según el mapa-semáforo del virus actualizado hoy por la Consellería de Sanidade.

¿Qué supone el nivel 2?

De esta manera, alrededor de 14.000 habitantes podrán desde las 00.00 horas de este sábado establecer reuniones entre no convivientes en grupos de un máximo de seis personas -vetadas desde el 8 de octubre-, y lo podrán hacer en bares, cafeterías y restaurantes también -siempre que sea entre las 23.00 horas y las 06.00 h debido al toque de queda nacional- , ya que la hostelería vuelve a abrir, pero con limitaciones. Además, se les permitirá salir libremente -tras prohibirse esto el 15 de octubre- de los límites del municipio hacia otros que no estén perimetralmente cerrados.

De forma particular, en el nivel 2, los hosteleros podrá reabrir el interior de sus locales, pero con su aforo a la mitad, y las terrazas, con un 75 % de su ocupación, aunque sigue prohibido el uso de la barra. Las actividades culturales en espacios interiores tendrán una capacidad máxima de 60 personas, 150 en exteriores. Así mismo, volverán a operar los centros de ocio infantil y los de juegos y apuestas, estos últimos con su cabida al 50 % igualmente y nunca más de 100 personas.

Con todo, habrá que esperar al Documento Oficial de Galicia (DOG) que se hará público presumiblemente esta tarde para consultar de forma específica este avance.

  • El covid da un respiro a las UCI de Galicia con los contagios activos de nuevo a la baja

    Las áreas de Vigo y Lugo registran cerca de 170 nuevos casos diarios, disparándose en esta última tras un brote en una residencia de mayores

Por otro lado, A Laracha, en A Coruña, y Vilalba, en Lugo, realizan el camino de ida y ascienden al nivel 3 de restricciones. El primero se suma a los municipios de la comarca de Bergantiños que llevan ya una semana bajo el plan más exigente expuesto por la Xunta de Galicia y verá restringida su movilidad al ámbito marcado por Cabana de Bergantiños, Carballo, Coristanco, Laxe, Malpica de Bergantiños y Ponteceso. 

En una nota de prensa, Sanidade explica además que A Rúa y Ribeira estarán bajo especial vigilancia tras haberse acordado mantener las limitaciones actuales a pesar de la expansión del SARS-CoV-2 en los municipios ourensano y coruñés, respectivamente.