La candidatura a la reserva de la biosfera de la Ribeira Sacra e Serras do Oribio e Courel acaba de superar el último trámite para poder someterse el próximo año al definitivo dictamen por parte de la Unesco. La conselleira de Medio Ambiente, Territorio e Vivenda, Ángeles Vázquez, dio a conocer estos avances ayer por la mañana en Chantada, poco después de que le comunicaran que el Comité Español del Programa Hombre y Biosfera acaba de darle el visto bueno por unanimidad al expediente remitido por la Xunta hace un año.

Por lo tanto, la candidatura completa su tramitación en España y está lista para ser remitida a la Uneco, que deberá pronunciarse en última instancia sobre la declaración definitiva el año que viene.

Ángeles Vázquez resalta que la Ribeira Sacra será el único espacio del conjunto del territorio español que opte a convertirse en reserva de la biosfera en 2021, ya que el resto de las propuestas no superaron el dictamen del Comité, órgano consultivo responsable de evaluar las candidaturas y deliberar sobre cuáles merecen seguir la tramitación.

La decisión también supone un aval al trabajo liderado por la Xunta en los últimos dos años para sacar adelante la mejor candidatura posible. Hay que recordar que la memoria técnica remitida a finales del año pasado a Madrid fue fruto de un largo y minucioso trabajo en el que participaron numerosas personas, colectivos e instituciones interesadas en lograr el desarrollo sostenible de un territorio que alberga una gran riqueza natural y cultural.

Medio Ambiente destaca que el resultado fue “un documento serio, riguroso y fruto de un gran consenso previo, como demuestran los escritos emitidos por 41 entidades públicas para mostrar su apoyo formal a la candidatura de la Ribeira Sacra”.

La conselleira destacó que el próximo paso será trasladar el expediente completo a la Secretaría Internacional del Programa Hombre y Biosfera de la Unesco, en París, que deberá pronunciarse en última instancia sobre la solicitud y tomar la decisión definitiva en el año 2021.

Si la candidatura supera el filtro del consejo de coordinación del programa, el territorio conformado por la Ribeira Sacra y las Serras de Oribio y Courel se convertirán en la sétima reserva de la biosfera de Galicia, uno de los reconocimientos de carácter internacional más importantes en relación con la conservación y el uso sostenible del patrimonio.

Con su incorporación, la extensión en Galicia con la catalogación de reserva de la biosfera se incrementaría hasta llegar al 34% del territorio, y el 42% de la superficie gallega quedaría amparada bajo alguna forma de protección.

Ángeles Vázquez recordó que este amplio territorio, a caballo entre las provincias de Lugo y Ourense, está también “un poco más cerca de obtener un triple reconocimiento”, por parte del organismo internacional.

La Unesco declaró en la primavera del año pasado el Geoparque Montañas do Courel, con lo que se convirtió en el primer espacio natural de este tipo en Galicia, mientras que la Consellería de Cultura trabaja desde hace tiempo en la candidatura de la Ribeira Sacra como Patrimonio Mundial.

La conselleira de Medio Ambiente destaca que el año pasado su departamento promovió el Plan de Acción Estratégico de la Ribeira Sacra para impulsar las dos candidaturas de este territorio ante la Unesco, la Reserva de la Biosfera y la de Patrimonio Mundial.

El mencionado plan contempla un paquete de diez actuaciones de carácter ambiental, de ordenación del medio físico y de rehabilitación patrimonial, dotadas con un presupuesto de 3,5 millones de euros.