“Es un resultado poco usual”, afirma la Guardia Civil de Tráfico, pero a veces ocurre. El pasado 13 de octubre, agentes del instituto armado dieron el alto y realizaron la prueba de drogas a un conductor sexagenario de transporte escolar en Pereiro de Aguiar que se encontraba trabajando en esos momentos. El profesional dio positivo en cocaína, en el muestreo con saliva. En el vehículo que conducía viajaban un total de 23 escolares, con edades comprendidas entre los 3 y los 12 años.

La sanción a la que tiene que hacer frente este infractor será de al menos una multa de 1.000 euros –que se quedará en 500 euros si la abona dentro plazo y renunciar a presentar recurso– así como la retirada de 6 puntos del carné. El incidente, que se produjo hace un mes, trascendió ayer a los medios, una vez que las autoridades recibieron el resultado del test de confirmación efectuado en el laboratorio, que validó el positivo inicial.

Tráfico: “Son casos aislados”

El Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Ourense asegura que conductas irresponsables como esta “son casos aislados y puntuales”.

El instituto armado, que acostumbra a efectuar vigilancias de la seguridad vial en el ámbito escolar a lo largo del curso académico, asegura que el transporte de los alumnos “sigue siendo a día de hoy uno de los medios de transporte más seguros. No obstante, y para contribuir a que dicha seguridad siga en aumento, se desarrollarán controles específicos en el ámbito escolar durante todo el curso académico”.