Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ourense aporta el 59% de las empresas de pizarra y el 56% de las canteras

Con 2.400 trabajadores, el sector genera en la provincia tanto empleo como la industria textil y maderera juntas | En fuerza laboral casi iguala a la venta de coches y talleres

Planta de procesado de Pizarras Los Tres Cuñados, en Casaio (Carballeda de Valdeorras).  | // FDV

Planta de procesado de Pizarras Los Tres Cuñados, en Casaio (Carballeda de Valdeorras). | // FDV

La crisis del Covid-19 no resta efectivos al sector de la pizarra. Conserva el mismo número de empresas, canteras y empleos que contabilizaba el año pasado. En Galicia operan 41 empresas pizarreras, que explotan 50 canteras y generan 2.400 empleos directos. La práctica totalidad tienen su sede en la comarca de Valdeorras.

Su actividad permite que, a nivel nacional, la provincia de Ourense aporte el 59% de las empresas de pizarra existentes en España (70), el 56% de las canteras (90) y el 60% del empleo (la pizarra sostiene 4.000 puestos de trabajo en el conjunto del país).

Desde la perspectiva laboral, la dimensión actual del sector en Ourense equivale a casi la mitad de todo el sector primario de la provincia (5.500 empleos) y a una proporción muy parecida en la comparativa con la industria de alimentación (5.600 trabajadores).

Además, alcanza una equivalencia similar con otros tres grupos de actividad de moderado peso relativo en la provincia. Así, los 2.400 empleos que genera la producción y comercialización de pizarra representan el 53,5% de todo el empleo (4.500 puestos) de la fabricación de maqauinaria y material eléctrico y de transporte, incluidas las industrias manufactureras diversas, el 51% de los que impulsa el sector del transporte y logística (5.200) y el 46% de los que la EPA le atribuye a las actividades profesionales, científicas y técnicas (5.200 empleos en Ourense).

Mientras, la industria ourensana de la pizarra presenta una dimensión laboral comparable a la de un sector tan implantado y extendido como el de la venta y reparación de vehículos (concesionarios y talleres), que engloba 2.800 empleos en la provincia, y tampoco está lejos del sector de la información, comunicaciones y actividades artísticas, recreativas y de ocio, que suman 3.200.

Por otra parte, duplica en volumen laboral a la industria textil ourensana, que según la EPA sostiene 1.300 empleos en la provincia, a la industria maderera, con 1.200, y a las actividades financieras más el sector seguros, que aportan en conjunto 1.800 puestos al mercado de trabajo ourensano.

La exportación baja el 5,8%

Aunque el sector de la pizarra se reactivó con rapidez tras el confinamiento, e incluso con un volumen de demanda desde el exterior superior al esperado, las semanas de paralización de la producción y comercialización coincidiendo con el confinamiento, y la aplicación de ERTEs en la práctica totalidad de las empresas, tienen reflejo en el balance de exportación en el acumulado de 2020.

Por valor económico, las ventas al exterior realizadas entre enero y agosto -últimos datos disponibles-ascendieron por importe a 165 millones de euros, un 5,8% menos que en los ocho primeros meses del año anterior (175,2 millones de enero a agosto de 2019), y todo a pesar de un repunte del 3,3% en el precio medio de la tonelada de pizarra exportada, que pasó de 548 euros en 2019 a un valor actual de 566 euros.

La caída en el sector exterior es más significativa por volumen de mercancías que por ingresos. Hasta agosto hubo un movimiento de 291.500 toneladas, un 8,8% menos que en el mismo período de 2019 (319.642 toneladas).

Los ocho mercados internacionales que sobrepasan el millón de euros de importación son Francia (69,05 millones), Reino Unido (40,2 millones), Alemania (26,5 millones), Bélgica (10,8 millones), Irlanda (4,9 millones), Estados Unidos (3,9 millones), Dinamarca (2,2 millones) y Luxemburgo (2,04 millones). También se acercaron al millón de euros Portugal (865.600) y Holanda (701.000).

Por el contrario, once países que habían importado pizarra gallega en 2019 no han firmado ni una sola transacción comercial este año. El caso más llamativo es el de Chile, que hasta agosto de 2019 había importado casi 300 toneladas. También han diluido la demanda este año China (27 toneladas en 2019), Egipto (25), Eslovaquia (46), Filipinas (1), Honduras (8), Japón (36), Jordania (24), Qatar (24), Serbia (1) y Turquía (64).

El coste de la tonelada de pizarra gallega oscila fuertemente por países, sobre todo por los gastos de logística en las grandes rutas marítimas. Así, frente a un precio medio de 228 euros por tonelada en Portugal -importe que subió un 26% en comparación con 2019-, los importadores de Nueva Zelanda y Australia asumen costes de 1.037 y 1.034 euros por tonelada, respectivamente. Con todo, el valor más desorbitado de la pizarra gallega es el que se registra en Chipre. Actualmente supera los 5.000 euros por tonelada.

Otros dos países también superan en precio de la pizarra a las antípodas de Galicia: Georgia (1.710 euros) y Grecia (1.283). En Argentina no llega a 400 y en México sobrepasa los 500.

Compartir el artículo

stats