La Xunta ha denegado a la empresa Recursos Minerales de Galicia S. A. la concesión de la explotación para el proyecto Alberta I, a desarrollar en terrenos de Beariz, Avión y varios municipios de Pontevedra, según han informado colectivos medioambientales y el BNG.

La diputada nacionalista Noa Presas señala que la denegación por parte de la Xunta se debe a “informes negativos como el de la Confederación Hidrográfica”, y afirma que da la razón a la “gran respuesta social” de colectivos vecinales, de montes en mano común y ecologistas. Y “también a las exigencias del BNG”, que denunció el “riesgo de fraude” del proyecto minero de litio previsto “por ocultar un macroproyecto dividiéndolo en varios para eludir trámites ambientales inexcusables”.

Por su parte, la plataforma contra la minería, ContraMINAcción, ha acogido con “cautela” esta decisión que impide por el momento que vaya adelante este proyecto que cree que supondría “la destrucción de una gran área de territorio”, una superficie aproximada de 1.680 hectáreas en los municipios de Beariz y Avión, en Ourense, y Forcarei, en Pontevedra.

Este colectivo ha denunciado las numerosas “irregularidades y defectos” del proyecto que considera que causaría “daños irreversibles” en el territorio, además de criticar la ausencia “de informe esencial” como la evaluación de impacto ambiental.

Noa Presas sostiene que la Xunta no tenía en cuenta “la afectación a zonas habitadas y productivas del interior de comarcas de Pontevedra y Ourense, espacios de gran interés paisajístico y ambiental” Para la diputada nacionalista, aunque la rectificación de la Xunta es positiva “no deja de ser grave y alarmante” la “negligencia” por parte del PP por la puesta en marcha de leyes como la de implantación empresarial de 2017, que “se ha usado para intentar evitar el procedimiento de evaluación de impacto ambiental”. Por ello, el BNG reivindica la necesidad de “proteger el territorio” frente a “macroproyectos” como las explotaciones mineras.