La Confederación Empresarial de Ourense pide a los parlamentarios que representan a esta provincia, pertenecientes a distintos grupos políticos, que procedan a la presentación de enmiendas reivindicativas al proyecto del Presupuesto General del Estado en materia de infraestructuras. Entre las prioridades que deberían plantear, según su criterio, son la inclusión de “partidas suficientes para ejecutar los tramos prioritarios de la autovía Ourense–Lugo (A-56) que, con 100.000 euros adjudicados, dista mucho de ser suficiente; al igual que sucede con la A-76 Ourense–Ponferrada, o la variante norte de Ourense, con 250.000 euros”. También destaca “la discriminación que se produce con la inversión prevista para el Corredor Atlántico, con 800 millones de euros menos, respecto al del Mediterráneo”.

La Comisión de Infraestructuras y PXOM de la CEO contempla como un asunto estratégico y de máxima trascendencia “que se reflejen partidas ajustadas a la realidad en los PGE”. Y lamenta que, las partidas consignadas para Ourense en las cuentas generales, “registran un nivel mínimo respecto a los últimos años”. Considera “imprescindible” que el Gobierno avance en el cumplimiento de las innumerables infraestructuras que mantiene pendientes en esta provincia, mediante su inclusión en los Presupuestos Generales del Estado, para paliar la crisis derivada de la pandemia, por lo que “la inversión pública debe tirar de la economía”.

La patronal ourensana considera que las previsiones del Ejecutivo para la provincia de Ourense “suponen una significativa disminución de la inversión con respecto a los últimos presupuestos, prorrogados desde 2018” (PP), que habían consignado una cifra de 448,53 millones de euros. Ahora, con una partida prevista para Ourense de 123 millones, esto “supone un 72,5% menos que en los presupuestos anteriores, aunque lo verdaderamente importante es que se lleguen a ejecutar en su totalidad, no como viene sucediendo históricamente”.

Por otra parte, y respecto al total reflejado en el proyecto de ley del PGE para Galicia, 832,24 millones euros, “a Ourense únicamente se destina un 14,78%, produciéndose una vez más un agravio y un desequilibrio con otras zonas”. También destaca que “sólo en tres comunidades autónomas, entre las que está Galicia, bajan la inversión en los presupuestos generales”.

La patronal ourensana advierte de que, tan importante como que se consignen en los presupuestos las partidas necesarias, es que se materialicen y se gasten realmente las inversiones contempladas, que se ejecuten las obras a “buen ritmo”, aspectos en los que “los distintos ministerios y organismos deben mejorar”. En ese sentido, subraya que “muchas partidas son de años anteriores que han quedado sin ejecutarse y vuelven a incluirse; y existen todavía muchos capítulos pendientes y proyectos frenados, como las infraestructuras viarias que tanta falta hacen y que acumulan retrasos de décadas”.

La Comisión de Infraestructuras y PXOM de la CEO insiste en que las prioridades expuestas “deben estar claramente definidas”, en un momento tan complicado como el actual, en el que “deberían priorizarse territorios como Ourense, históricamente discriminados”, que “no pueden permitirse más retrasos”.

La patronal ourensana se muestra convencida de que “si se consignan y ejecutan las infraestructuras pendientes, conseguiremos también evitar que desaparezcan empresas viables, ayudas a pymes, micropymes y autónomos, pues la inversión pública actuará como tracción”.