La diócesis de Ourense establece un tope máximo de 25 personas “para todo tipo de celebraciones” en los diez ayuntamientos afectados por medidas especiales por la pandemia, desde las 00.00 horas de la pasada madrugada hasta las 15.00 horas del 4 de diciembre, según marca la normativa de la Xunta de Galicia. Los municipios afectados son Ourense, Amoeiro, Barbadás, Coles, Pereiro de Aguiar, San Cibrao das Viñas, Toén, Xinzo de Limia, Carballiño y Verín. El vicario general pide a los párrocos que coloquen un cartel con la “capacidad máxima” permitida en un sitio visible.

También aclara que no se podrá utilizar el exterior de los edificios ni la vía pública para la celebración de actos de culto. Y confirma que “hay que seguir manteniendo las mismas medidas sanitarias que

hasta el momento están en vigor, relativas a la distancia de seguridad, uso obligatorio de mascarilla, limpieza de manos con gel hidroalcohólico y desinfección del espacio después de cada

uso”.

En el resto de los ayuntamientos de la diócesis “no se podrá superar el aforo del 50%, respetando en todo caso el límite de 50 personas para todo tipo de celebraciones religiosas. La capacidad máxima deberá publicarse en lugar visible”.

El vicario general pide a los feligreses y a los párrocos “evitar las aglomeraciones a la entrada y salida de los lugares de culto”. Y debido a estas medidas restrictivas, “aconsejamos que la catequesis, encuentros formativos y reuniones pastorales de cualquier tipo se lleven a cabo a través de los medios y recursos digitales”.

Por otra parte, mañana se celebra el Día de la Iglesia Diocesana con el lema “Somos lo que tú nos ayudas a ser. Somos una gran familia contigo”, una jornada que recuerda la importancia de la implicación y el compromiso de todas las personas que forman parte de la Diócesis en un momento en que también las parroquias están atravesando dificultades debido a la situación de pandemia en la que nos encontramos”.