“Se van la cumplir dos meses desde que 24 concejales de este pleno votamos para pedirle al alcalde que dimitiera. Y el alcalde no dimitió”. Manuel Álvarez uno de los denominados ediles “ díscolos” de Jácome, y a los que alcalde expulsó de su partido, Democracia Ourensana, tras denunciarlo ante Fiscalía, comenzaba a dar lectura en el pleno municipal de ayer a ese párrafo, de un escrito, en nombre de los cuatro tránsfugas, ahora en el grupo municipal de no adscritos.

Pero no pudo seguir y lo que ocurrió a continuación escenificó del caos que vive el gobierno local. El alcalde le retiró la palabra de inmediato pidiendo incluso que le cortaran el sonido, y a los 25 minutos de iniciada la sesión los cuatro díscolos abandonaban el pleno como señal de protesta.

Gonzalo Pérez Jácome al ver que su exconcejal no iba a hablar de la devolución del IVA, sino a pedir su cabeza, le hizo a su exconcejal “una llamada a la cuestión”.

Jácome, que ya redujo a dos minutos el tiempo de intervención de los concejales ahora en el grupo de no adscritos, al ver que Manuel Álvarez seguía leyendo lanzó un mensaje al técnico: “córtale el audio” y los cuatro ediles críticos abandonaron el salón de plenos, en este caso el Auditorio municipal de Ourense donde se celebró la sesión plenaria, para cumplir las distancias marcadas por la pandemia.

El corte de ese vídeo ya circula por YouTube, como un belén más con el que los díscolos, que tenían preparada de antemano la ”perfomance”, aprovechan ahora para calificar a su alcalde de “un dictadorzuelo”.

“Se fueron a los 25 minutos del pleno pero van a cobrar igual 460 euros cada uno. A razón de más de 1.000 euros por hora. Lo tenían todo preparado”, justificó el regidor”. El resto de los grupos le fueron recriminando el feo durante sus intervenciones en el pleno. “Usted que hizo de todo cuando era oposición y ahora le corte la palabra un concejal. Si le faltó saltar en el asiento”, le recordó el portavoz de Ciudadanos, José Araújo al alcalde.

Desde que a finales de agosto, cinco de los 7 ediles de DO denunciaron ante la Fiscalía por supuesta irregularidades en la gestión de fondos del partido al alcalde, y por supuestas mordidas del sueldo a asesores, la guerra mutua es constante.

Los díscolos tras ser declarados tránsfugas se han quedado sin sueldo, y ahora además no prospera la moción entre PP y PSOE para echar al regidor, que sigue gobernando con tres ediles, incluido él.

En este escrito que el alcalde abortó y no pudieron leer los díscolos en pleno pero que de inmediato difundieron a todos los medios, han dejando entrever que esta es una situación de guerra. No están dispuestos a aprobar nada que no sea la moción de censura contra Jácome.

“Estamos viviendo una situación anormal y excepcional que pide a gritos una solución ya. Y los grupos municipales lejos de afronta esta situación excepcional, lo que es están dándole normalidad, presentando mociones e instando debates y dándole en definitiva “aire” a un alcalde al que dicen que quieren echar, pero que con los hechos están mostrando todo el contrario”r señalaron los críticos en el escrito hecho público tras el pleno.

La corporación, a la vista del nuevo episodio es ya una jauría en la que Cs no quiere firmar la moción del candidato socialista como alcalde Rafa Villarino, si no hay debate. El candidato del PSOE no quiere a los díscolos. El PP tampoco quiere a Villarino como regidor y el BNG apoya un alcalde socialista pero lo que no quiere es estar en el gobierno local que salga de la moción de censura.

Encima el voto de los díscolos no tiene valor para echar a su archienemigo Jácome y desde que son no adscritos, están sin sueldo Ayer dejaron claro que van a por todas y sus enemigos son ya no su ex jefe de DO, sino todos los grupos que no se avienen a firmar esa moción. Consideran que no es de recibo que los grupos presenten mociones al pleno, para que el microgobierno municipal inste a otras administraciones a tomar acuedos, “cuando sabemos que este gobierno no tiene legitimidad política”.

La falta de apoyo de los ediles no adscritos obligó a retirar la propuesta del aumento de salarios de la corporación

La “perfomance” que realizaron los exconcejales de Jácome y ahora ediles no adscritos, tuvo sus consecuencias, pues influyó en la retirada del orden del día de la propuesta de retribuciones para el alcalde, teniente de alcalde y concejales con dedicación exclusiva o parcial entre otras modalidades, de la corporación local. En esas dedicaciones se incluían también los salarios de ediles del PP. “Tenemos que retirarlo porque no llegamos a acuerdo”, justificó el alcalde. Algo tuvo que ver según fuentes próximas al sector de los ediles críticos, ese monumental enfado, por el que los críticos advirtieron que no iban a apoyar esas actualizaciones de los salarios, de acuerdo a los que marca la ley. Sus votos eran fundamentales para conseguir la mayoría de 14 escaños, dado que el BNG iba a votar en contra y también el PSOE. “Vamos en serio, tienen que reaccionar”, indicó la misma fuente. Las retribuciones propuestas incluyen desde los casi 70.000 euros brutos del alcalde al año a casi 50.000 de un edil con dedicación exclusiva. Pero para sacarlas adelante son necesarios 14 votos, PP y los tres ediles de DO suman 10. Los cuatro de los díscolos hubieran sido fundamentales. Todo esto en un pleno inicialmente de trámite, pero en el que daban a conocer también algunos de los cambios en la composición de las comisiones derivadas de esta crisis, y en el que las mociones, la mayoría no vinculantes y con temas que no estaban en manos de la corporación local solucionar, como indicaron los ediles críticos y el propio DO, centraron la mayor parte del debate.