Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La nueva normalidad impulsó el empleo en verano y rebajó el paro a cifras de 2009

Septiembre cerró con 13.500 desempleados, 2.900 menos que en junio | El sector servicios se reactivó con 5.200 ocupaciones, pero la hostelería vive ahora su peor crisis

La hostelería se reactivó en verano pero ahora afronta una crisis más dura. |   // IÑAKI OSORIO

La hostelería se reactivó en verano pero ahora afronta una crisis más dura. | // IÑAKI OSORIO

La campaña estival después de tres meses de confinamiento y desescalada por la crisis sanitaria arroja datos positivos para el mercado laboral ourensano. Al contrario de la tendencia que ha seguido la reactivación laboral en los escenarios autonómico y nacional, donde ha crecido el desempleo, en la provincia de Ourense el tercer trimestre cerró con menos paro, más población activa y mayor ocupación.

Así lo reflejan los datos de la Encuesta de Población Activa, EPA, correspondientes a los meses de julio, agosto y septiembre. La campaña de verano finalizó con 13.500 inscritos en las oficinas de empleo, 2.900 menos de los contabilizados a cierre de junio, y 3.100 por debajo de los registrados hace justo un año, cuando no había atisbo alguno de pandemia. La tasa de paro cae así al 10,5%, dos puntos y medio menos que en el trimestre anterior, y se sitúa como el mejor dato para la provincia desde el segundo trimestre de 2009, antes de que empezasen a notarse los efectos de la crisis económica en Ourense.

Con el mismo volumen de población mayor de 16 años que hace un año, aumenta también la población activa en la provincia que asciende a 129.200 personas en situación de trabajar, 1.300 más que en 2019. El verano, ya tradicionalmente buena época para el mercado laboral, reactivó todavía más la contratación tras la parálisis provocad por el primer estado de alarma.

El porcentaje de ocupación cerró en septiembre en el 89,5%, que en cifras absolutas se traduce en 115.700 personas con empleo, 6.300 más que durante el trimestre anterior, pero también con muy buen dato respecto al verano de 2019: 4.600 más.

El sector servicios y la construcción concentran este incremento de la ocupación tanto respecto al trimestre del estado de alarma como al verano prepandémico. En ambos ha crecido el empleo, pero especialmente en el sector servicios. Este último integra la hostelería, que reabrió en verano y pudo recuperarse durante el período estival, pero desde septiembre empezó a verse afectado por las restricciones impuestas desde septiembre y sobre todo en octubre para contener la expansión de la segunda ola. Estas medidas se han ido endureciendo por zonas al reducirse el límite máximo de personas por grupo, prohibirse las reuniones de no convivientes o no estar permitido servir en el interior de los establecimientos, por lo que muchos locales han decidido cerrar.

A cierre de septiembre había en Ourense 8.400 personas ocupadas en el sector de la construcción, 700 más que en junio, y 81.800 en el sector servicios, 5.200 más. En la agricultura aumentó la población ocupada respecto a junio, al pasar de 5.000 a 5.500 empleos, pero en relación al año anterior pierde 200. En la industria ocurre al revés, perdió 100 ocupados en el último trimestre pero ganó 500 respecto a 2019, cerrando septiembre con 20.000 ocupados.

Por otro lado, Ourense sigue siendo la provincia española con la tasa de inactividad más alta de España: 52,1%, pero no es el peor dato para la provincia, que ha registrado índices todavía más altos. En total son 140.000 las personas que están fuera del mercado laboral. La mayoría, 86.300, son jubilados o pensionistas, 21.000 desempeñan labores del hogar, 16.100 son estudiantes, 1.500 han obtenido la incapacidad permanente y 1.700 tienen otra consideración.

“Los ERTE frenaron la sangría de la destrucción de empleo”

Comisiones Obreras incide en que los datos de la EPA del tercer trimestre recogen una importante influencia derivada de la pandemia, “tanto por la disminución en el número de encuestas que se realizan como por la propia definición de las variables objeto de estudio”. En este sentido, recuerda que no están incluidas las personas afectadas por ERTEs de suspensión y que las personas que perdieron el empleo o cesaron la actividad “no aparecen recogidas como despedidas, ya que no están buscando un empleo en los términos en los que lo recoge la EPA”. Respecto a la evolución del mercado laboral en Ourense durante el período estival, el sindicato considera “razonablemente positivos” los datos, pero destaca la “menor actividad durante este verano respecto a años anteriores que propició menos contrataciones de temporada y también menos despidos o ceses al finalizar la misma, sobre todo en uno de los sectores laborales básicos de la provincia como es el sector servicios”. El secretario general provincial de CC OO, Pedro Barreiros, destaca y califica de “positivo” el mecanismo de los ERTE junto con la prohibición de despidos por causa del Covid-19 que impulsó el Gobierno a finales de marzo: “Lograron frenar desde abril la sangría de destrucción de empleo provincial”. En esta línea, destaca que “tres de cada cuatro personas afectadas por un ERTE ya se reincorporaron a sus puestos de trabajo”. En todo caso, incide en que el mercado laboral provincial, “aun no se ha recuperado de la anterior crisis y necesita caminar hacia un empleo de calidad con mejor protección social”, por lo que urge un plan de recuperación económica.

Compartir el artículo

stats