Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Samaca mantiene ventas en 21 millones y abre línea de negocio en fachadas ventiladas de pizarra

La falta de mercancía por la elevada demanda en Europa está ralentizando el ritmo de exportación

Instalaciones de Irosa, sociedad principal del grupo Samaca, en O Trigal (Carballeda de Valdeorras).   | // F.Á.

Instalaciones de Irosa, sociedad principal del grupo Samaca, en O Trigal (Carballeda de Valdeorras). | // F.Á.

El grupo Samaca, que tiene como sociedad principal a la pizarrera Irosa, pronostica un cierre de año con mantenimiento de ventas con respecto a 2019, ejercicio en el que facturó 21,5 millones de euros. En los últimos meses ha pasado de ver paralizada la actividad de producción durante seis semanas, por el confinamiento, a reintegrar al 100% de su plantilla de 380 trabajadores y a producir a pleno ritmo para atender la demanda procedente de los grandes mercados europeos, con Alemania a la cabeza.

Aún así, está necesitando ampliar el plazo de entregas de pizarra entre tres y cuatro semanas debido a la falta de mercancía: “Hoy no se puede exportar a un ritmo mayor porque no hay stocks, ya que estamos vendiendo todo lo que producimos. Ya veníamos de una buena tendencia antes de la pandemia, con recuperación de los principales mercados de consumo desde finales de 2019”, explica Rogelio López, presidente del grupo Samaca.

“La recuperación fue inmediata después del confinamiento y si no fuera por el cese de actividad durante un mes y medio, el sector habría vivido un buen año, por la subida de la demanda y el incremento de los precios de la pizarra”, destaca. Con todo, entre los efectos de la pandemia está la caída de la productividad debido a los protocolos de seguridad y a medidas como espaciar y combinar los horarios de comedor y transporte para el personal de las diferentes canteras y centros de trabajo.

Samaca, que cuenta con una estructura productiva formada por cinco canteras en O Trigal (Carballeda de Valdeorras) y dos en La Baña (León), ha abierto una nueva línea de negocio consistente en fachadas ventiladas de pizarra. Dispone de su propio sistema de fijación patentado, Samaca-Fix, con el que ha abierto mercado en Escandinavia, Alemania y este de Europa.

En los nueve primeros meses del año ha comercializado más de 20.000 metros cuadrados de fachadas ventiladas de piedra natural. Una de las obras más representativas es una torre de 12 plantas que está en ejecución en una ciudad de Ucrania, y que emplea en su diseño este sistema de fijación de pizarra de revestimiento en combinación con cristal.

Compartir el artículo

stats