Tanto en los productos de los huertos como en los animales, la naturaleza cada vez nos sorprende más con algunas rarezas. Esta vez ha sido en el Concello de Castro Caldelas donde su alcaldesa, Inés Vega, descubrió una seta gigante, de la familia de los “plouriotus” en la parroquia de O Burgo. Este ejemplar pesa 4,5 kilos y tiene un diámetro de 0,50 metros. No obstante, señala que había otra aún más grande pero en un lugar menos accesible por lo que no se arriesgó a cogerla.

Es una de las tantas curiosidades o fenómenos que nos brinda la naturaleza y que estaba al borde de la carretera junto con otras 12 o 15 setas más con las que por casualidad se encontró Vega, y que “también son de un tamaño considerable” aunque menos que la que ella sustrajo. Consultó a un experto y le comentó que esta variedad suele crecer grande pero no tanto. Asegura que este fin de semana volverá a pasar por ese lugar para ver si las que quedan crecieron más. Mientras, el curioso ejemplar está expuesto en la casa consistorial. Primero lo tenían en el interior pero ante la llegada de tantos curiosos y tantas preguntas, interferían con el trabajo del personal municipal,y se optó por colocar una mesa en el exterior y a la hora de cierre del consistorio se guarda dentro en un lugar fresco. Se seguirá exponiendo mientras dure en condiciones. Destaca que tiene un fuerte olor anisado aunque no desagradable, y que poliniza mucho, ya que dejó la mesa “como sulfatada, de color blanco”. Esta gigante seta es comestible pero “sin gran valor culinario”.