El Colegio de Médicos inició ayer el curso de la presente temporada en 2020/2021 con la ceremonia inaugural que estuvo presidida por el conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña y donde también participaron la presidenta de la Academia, María José Modroño; el vicedecano de la Facultad de Medicina, José Martín Carreira, el presidente del Colegio de Médicos, José Luis Jiménez, el gerente del área sanitaria de la provincia, Félix Rubial; y la jefa de Medicina Preventiva y miembro del subcomité clínico del gobierno gallego, María Sande.

José Luis Jiménez inició la ponencia apelando a la profesionalidad de los sanitarios y a la fuerza de todos. También a la búsqueda del conocimiento permanente para continuar en la evolución de aprendizaje de esta pandemia.

Por su parte, José Martín Carreira, vicedecano de la Facultad de Medicina, apeló a la "reconversión de la educación hacia la vía telemática" y la dificultad de la adaptación a la falta de presencialidad del aprendizaje educativo.

La ponencia estuvo marcada por las declaraciones mediante vía telemática del conselleiro de Sanidade, Julio Comesaña, destacó el papel de la Academia "en torno a la investigación científica de Galicia". Abordó la gestión del gobierno gallego "a un subcomité clínico para tomar decisiones y acciones en base a las decisiones investigadores, algunos de los cuales forman parte del área sanitaria de Ourense". Y finalizó "agradeciendo la investigación y el conocimiento de la Academia, en concreto, con estos foros". La jefa de Medicina Preventiva del CHUO, María Sande, calificó de "vertiginosa" la declaración del coronavirus como pandemia. Arguyó como "fortaleza, el capital humano que se olvidó de todo y se puso manos a la obra sin miedo para luchar contra el virus".

El gerente del área sanitaria de Ourense, Verín y O Barco, Félix Rubial, hizo una cronología de la pandemia en la provincia, en Galicia y en España con una presentación en la que narraba el estado de emergencia decretado por el gobierno gallego y después el estado de alarma en el gobierno español. "Desde el 8 de marzo fue una catarata de acontecimientos que obligaron a sacar una cascada de actuaciones para adaptarnos a una nueva necesidad", dijo el gerente. Hizo hincapié en la rápida acción e implantación de los Covid-auto, así como en los problemas de colapsos de teléfonos de información y emergencias. Además abordó las actuaciones de residencias, te las atenciones sanitarias y todas las situaciones derivadas de una pandemia que "nos cambió la vida a todos". Destacó la solidaridad de los ourensanos y de la sociedad en general con los sanitarios así como las muestras de afecto que llegaron a las puertas del hospital ourensano en forma de comida o regalos.