Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Villarino sí, Villarino no: su elección como alcalde aviva la división interna de PP y PSOE

Mientras el PP gallego de Feijóo aceptaría al líder socialista para deshacerse de Jácome, el PP ourensano retrasa la moción, y confía aún en inhabilitar al actual alcalde por vía judicial

Rafael Villarino, en un pleno municipal y, a su lado, Natalia González.

Rafael Villarino, en un pleno municipal y, a su lado, Natalia González. // Iñaki Osorio

La sucesión de Jácome se enquista y ha derivado en una auténtica guerra de secesión que deja al aire la división interna de los partidos, con bloques internos que, por irreconciliables, semejan micropartidos dentro de cada formación política.

Mientras, desde Santiago, el PP de Feijóo fuerza una moción de censura, en la que estará dispuesto incluso a admitir como mal menor al candidato socialista Rafa Villarino como alcalde, para que se amortigüe cuanto antes la situación del Concello de Ourense, con un gobierno de tres, en el que su alcalde Gonzalo Pérez Jácome, se niega a irse por las buenas, el sector del presidente provincial del PP Manuel Baltar, pone palos en las ruedas y ralentiza un acuerdo.

El escollo para el baltarismo es el propio Villarino. Son conscientes de que la vía judicial y la de Fiscalía que ya abrieron los díscolos de DO para echar a Jácome de la Alcaldía, es excesivamente lenta en sus resoluciones, y esto pese a que el PPOU concurre supuestamente a la batalla para deshacerse de su ahora exsocio de gobierno, con un importante arsenal armamentístico, como es toda la documentación atesorada con mimo, para tratar de minar al regidor mediante su inhabilitación para el cargo.

Solo a título de curiosidad no vinculante, el que era hace nada asesor político de Gonzalo Pérez Jácome, y cesado por este último, al entender que estaba alineado con los díscolos de DO, ha sido repescado por la Diputación y es ahora asesor político de Manuel Baltar.

Ante ese cinturón sanitario que el baltarismo le pone a la moción con el PSOE, para que el relevo alcaldable no sea Villarino, los propios populares dejaron correr incluso que estarían dispuestos a negociar un cogobierno municipal, si la alcaldesa fuera alguien de la talla de la edil socialista Natalia González.

Pero Rafa Villarino, que se ha considerado siempre el alcalde "in péctore" de los ciudadanos, en virtud de estos le otorgaron en las urnas, ya dejó claro que o él o nadie. No cederá ni un palmo.. "El futuro alcalde, ya está elegido por la ciudadanía", repite refiriéndose a él mismo y basándose en los 9 escaños que obtuvo en los comicios de mayo de 2019, frente a 7 de PP y 7 de DO, los otros dos partidos más votados.

Solo el pacto inesperado de estas dos últimas formaciones, PP y DO, hasta entonces irreconciliables, pudo robarle el bastón de mando a Villarino a las pocas horas de que este hubiera celebrado la victoria.

Pero Ourense, o más bien su ayuntamiento, es desde hace semanas un circo romano al revés. De modo que mientras Jácome sigue en la arena a la espera de cuándo le sueltan los leones para sacarlo de en medio, la batalla real la libran en las das los "cesares" de los partidos con su "Villarino si, Villarino no for alcalde".

Una dicotomía que se mantiene también en el seno del grupo municipal del PSOE. Sectores del partido prefieren "no tener alcalde del PSOE, a que este sea el candidato actual".

Pese al contexto prebélico, Villarino resiste. Le conviene además hacerlo. Según el Reglamento Federal de Desarrollo de los Estatutos Federales del PSOE (articulo 226, 1-D), si un candidato en ese caso a una alcaldía, a es ya alcalde, podría ser elegido directamente para optar a la reelección en los siguientes comicios sin tener que someterse a unas primarias.

La única salvedad es que solicite elecciones primarias el 40 por ciento de la militancia del ámbito territorial si es un presidente de Comunidad Autónoma, o el 50 por ciento, si es un alcalde. Una garantía de continuidad para Villarino dada la división del partido en la ciudad.

Compartir el artículo

stats