Ocas, pavos reales, periquitos, ninfas, loros, canarios y agapornis, entre otros, eran hace apenas dos años -y así desde hace más de un siglo- el reclamo del Jardín del Posío: unos dentro de la pajarera y otras, las aves más populares y de mayor porte, en libertad, en el estanque, como reclamo para niños y mayores que visitan este icónico espacio de la ciudad que nació en mediados del siglo XIX con diseño de botánico.

Pero ahora mismo una oca solitaria y un pavo real, al que para evitar nuevas "desapariciones", los cuidadores de las aves guardan por la che en la pajarera, son los únicos ejemplares d gran porte que quedan de una variada avifauna que rondaba los 50 ejemplares hace apenas dos años.

"Ha pasado de todo, desde los ataques de perros, como el que ya sufrieron algunos cisnes y pavo reales, hasta robos, algo habitual, entran por la noche, y se llevan ejemplares. Otros se pusieron enfermos y algunas aves simplemente se fueron, pues son voladoras y de altura", explica José Rojo.

Este empresario hostelero, es el adjudicatario de la cafetería del Posío y la concesión que le otorgó el Concello incluye el cuidado y reposición y atención de las aves del estanque, al ser este desde hace siglos, uno de los reclamos del Jardín del Posío.

Hace apenas dos años el mismo empresario y encargado del cuidado de estas aves, comentaba como una de las tres hembras de pavo real que había entonces en el recinto, estaba incubando en una zona oculta del jardín. Esperaba con ilusión que todo saliera adelante pues, "sería el primer pavo real en nacer en cautividad en este parque, esperemos que prospere pues otro intento hace muchos años fracasó" indicaba.

Pero no ha habido suerte. Tras las ataques o daños a alguno de los cines que había en el recinto. El Concello informó de que las multas por dañar a la avifauna del jardín podría acarrear multas de hasta 3.000 euros.

Eso no evitó ataques de canes como uno que acabó costando la vida a un cisne, los mencionados robos "e incluso el caso de un pavo al que tuvimos que perseguir ya en dos ocasiones por la zona antigua, concretamente por las calles de los vinos, pues como el recinto está abierto en ocasiones salen a la calle. No es nada fácil llevar esto".

José Rojo afirma que "hacemos todo lo posible, hemos hecho una importante inversión en reponer los ejemplares, y a lo mejor a los pocos días ya roban el animal o directamente desaparecen del recinto algo que también ha pasado. Esperamos que el proyecto que tiene el Concello que creo que hace tiempo estaba ya muy adelantado, para restaurar íntegramente el Jardín del Posío, incluya medidas para mejorar un poco la seguridad de todo el recinto y en especial la de las aves", explica el empresario cuya concesión además está a punto de caducar, de ahí que estén esperando a ver como se desarrollan las cosas para adquirir o no nuevos ejemplares.

El exconcejal de Medio Ambiente del Concello de Ourense Jorge Pumar, es el que ha mediado hasta la ruptura del bipartito local "y como ya anunciamos el proyecto que está elaborando un estudio de arquitectura, forma consensuada con los vecinos, debería presentarse a mediados de este mismo mes de octubre. Es el plazo que dejamos cerrado cuando estábamos en el Gobierno y llevaba esta área".

La licitación debería producirse ya en 2021 "y la idea principal del proyecto que tendrá en cuenta todas las aportaciones que más interesaban a los vecinos, es también el tema aves, y sobre todo más verde y menos cemento, volviendo a un modelo más parecido al original" indica el concejal popular.

De hecho una de las críticas de los vecinos y del colectivo de amigos del Posío es que hace años se había primado el cemento por encima del carácter botánico.