El avance incesante en España de la pandemia, que ya acabó con la vida de más de 32.000 personas y sumó ayer 11.325 nuevos contagios, está en el punto de mira de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que estudia sus causas, sin descartar que este país sea la avanzadilla de lo que está por llegar en otros de Europa.

El Ministerio de Sanidad notificó ayer 11.325 nuevos contagios de coronavirus, 3.722 en las últimas 24 horas, con lo que el total de infecciones desde el inicio de la pandemia se eleva a 789.932, y el de muertes a 32.086, lo que supone 113 defunciones más. En los últimos 14 días se han diagnosticado 126.730 nuevos positivos, lo que sitúa la incidencia acumulada (el número de casos por cada 100.000 habitantes) en 269,4; 4 puntos menos que el jueves.

A fecha de 1 de octubre, había 10.372 enfermos de Covid hospitalizados, lo que supone una ocupación del 8,77 % de las camas de los centros, frente al 8,98 % del 30 de septiembre, y 1.561 enfermos estaban en las ucis, con una ocupación del 17,99 % (18,13 % el miércoles). A nivel europeo, España es el segundo país con mayor número de contagios, por detrás de Rusia (1.185.231), y el primero de la Unión Europea, seguida de Francia, que suma 577.505 casos, de Reino Unido, con 460.178, e Italia, con 317.409. Según ha explicado la directora de Salud Pública y Medioambiente de la OMS, María Neira este organismo está analizando las causas por las que España encabeza los contagios, aunque ha apuntado la posibilidad de que sea "una alerta roja, un avance de lo que puede ser la situación en otros países "en poco tiempo".

Galicia sumó ayer dos nuevas muertes por coronavirus por lo que la cifra total de fallecimientos desde el inicio de la pandemia se eleva a 751, al sumar los dos últimos decesos comunicados por la Consellería de Sanidad.

Se trata de un hombre de 75 años que estaba ingresado en el hospital universitario ourensano y una mujer de 82 que se encontraba en el Complejo Hospitalario de Pontevedra (CHOP).