El diputado del PP, Martín Fernández Prado, criticó ayer que el BNG quiera "interferir" desde el Parlamento en la tramitación ordinaria dos expedientes administrativos y de "querer anular por decreto ley las cosas que ideológicamente no les gusta". Asegura que explotación de la concesión Alberta I fue evaluada por los técnicos, que determinaron que el proyecto no entra en el ámbito definido por el artículo 7 de la Ley 21/2013, de evaluación ambiental, por no revestir las características definidas para ello.

El diputado popular asegura que "todos los proyectos que se desarrollan en Galicia cumplen con todas las garantías urbanísticas, ambientales y técnicas que establece la legalidad vigente" y como ejemplo señala que el proyecto minero Alberta I , en las provincias de Ourense y Pontevedra, "no se aprobará si existen elementos que lo hagan incompatible". Criticó a los nacionalistas gallegos su "obsesión por interferir en los expedientes administrativos, sin seguir los trámites que establece la legislación, porque no le gustan los proyectos, poniendo en duda el trabajo de los funcionarios de la Xunta y llegando a inventar unas tramas que nadie cree ni se demuestran, porque lo importante es difamar".

Asegura que Alberta I no reviste las características definidas en dicha norma, que delimitan los proyectos de minería subterránea susceptibles de evaluación ambiental. Dice es un sector estratégico para la economía gallega y la creación de empleo, por lo que "nuestra prioridad es que la minería se desarrolle cumpliendo con la necesidad de cuidar el medio ambiente y promover una actividad económica responsable", a diferencia del BNG para quien prima la "ideología".