El cabecilla de una banda criminal supuestamente dedicada a cometer robos violentos en localidades de Ourense, Pontevedra, A Coruña y Zamora, así como tres integrantes del grupo han ingresado en prisión provisional tras ser detenidos por la Guardia Civil. Otros diez sospechosos también arrestados han quedado en libertad tras pasar a disposición del juez.

Fuentes de la Guardia Civil destacan que uno de los arrestados tenía una orden de búsqueda, detención e ingreso en prisión dictada por un juzgado de Pontevedra. Además, de los 14 detenidos dos son menores de edad.

La operación estuvo dirigida por la unidad orgánica de la policía judicial de la comandancia de Ourense que llevaba tiempo investigando a los miembros de la banda, presuntamente organizada para cometer robos con fuerza que se desarrollaron durante los meses de julio, agosto y septiembre de este año en viviendas y desguaces.

El operativo comenzó a principios de julio tras constatar la Guardia Civil un incremento de robos en la zona de Esgos. Tras realizar varias averiguaciones, el viernes pasado se llegó al desenlace con el arresto de 14 personas, todos ellos residentes en los municipios de Nogueira de Ramuín, Maceda y Esgos. Los agentes les atribuyen tres robos con violencia registrados en Verín, donde presuntamente abordaron a tres personas de edad avanzada en la calle para sustraerle las joyas que llevaban.

También se les imputan 21 robos con fuerza, de los cuales ocho se registraron en viviendas y trece en establecimientos, y un delito de integración a grupo criminal.

Asimismo, en el marco de la operación se realizaron dos registros domiciliarios, en los que se incautaron objetos relacionados con los robos. Según relata la Guardia Civil, la mayoría de los efectos sustraídos eran herramientas y chatarra que ya habían sido vendidas en talleres legales de Ourense y el norte de Portugal. La investigación cifra en 80.000 euros el importe de los objetos robados.

Los detenidos pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción número uno de Ourense, que decretó el ingreso en prisión del cabecilla del grupo y de otros tres miembros de la supuesta banda, que fueron trasladados al centro penitenciario de Pereiro de Aguiar.