Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidade promueve un cribado oportunista para acotar al máximo el brote en O Couto

Atención Primaria dirige el estudio a toda la población asintomática de 15 a 65 años y programa 90 PCR cada día - Enfermería inicia talleres de prevención Covid en colegios

Escolares del CEIP Manuel Sueiro recibieron ayer formación preventiva sobre el Covid.

Escolares del CEIP Manuel Sueiro recibieron ayer formación preventiva sobre el Covid. // Carlos Peteiro

El subcomité clínico de expertos sanitarios acordó ayer mantener las restricciones especiales en el barrio de O Couto para frenar la expansión del coronavirus. Las limitaciones empezaron a aplicarse hace una semana en cuatro calles pero desde este jueves se extienden a todo el barrio debido a la alta concentración de casos positivos detectados en los últimos días.

El brote tiene consideración de alto riesgo y el objetivo que se ha propuesto el Sergas es acotarlo lo antes posible. Las pruebas diagnósticas PCR son la principal herramienta para detectar positivos entre la población asintomática y desde Atención Primaria han optado por la detección temprana para frenar la transmisión que se hace en paralelo y va más allá del estudio que se viene haciendo a los contactos de los positivos.

La directora de Atención Primaria, Isabel Gómez, explica que desde el miércoles se está realizando un "cribado oportunista" dirigido a personas asintomáticas. "Pensamos que un cribado de este tipo puede detectar nuevos casos, y sobre todo en un momento en el que la actividad continúa en el barrio, la gente sigue trabajando y relacionándose". El estudio se dirige a la población activa entre 15 y 65 o 70 años, y es de carácter voluntario. "Si afloran positivos podemos anticiparnos y proteger a los mayores, ese es el objetivo".

El cribado empezó el miércoles con un ritmo de 90 PCR diarias y la agenda ya está completa la semana que viene por lo que, el próximo 2 de octubre ser habrán realizado 720 pruebas. "La participación está siendo alta y no queremos que ninguna de las personas a las que estamos invitando se quede fuera", señala.

Atajar la transmisión del virus en este barrio es crucial para detener el ascenso de la curva en la ciudad de Ourense, con más de 300 casos y una tasa de incidencia en aumento que duplica la gallega (232 por cada cien mil habitantes). El informe de Salud Pública para las restricciones especiales que se aplicaron primero en cuatro calles ya advierte de que en esta zona "residen grupos de personas que tienen alta capacidad de transmisión debido a su ocupación, en su mayor parte cuidadores de mayores y trabajadores de la hostelería, así como por su modo de vida (alta interacción social)".

"Se trata de que todos los vecinos del barrio que sean asintomáticos, de forma voluntaria, se hagan la PCR", apunta Isabel Gómez. El contacto se ha establecido a través de los centros de salud O Couto y Nóvoa Santos, donde se ofrecen las pruebas voluntarias, y Cáritas ha proporcionado también un listado de usuarios para llegar también a población inmigrante, muy concentrada en algunos puntos de este barrio. "El laboratorio está trabajando las 24 horas porque cuantas más personas participen, mejor", señala Gómez.

El área sanitaria de Ourense sumó ayer 55 nuevos contagios y ya son 668 los casos activos, con 56 ingresados, cinco en UCI. Asimismo, se notificó un nuevo brote de origen social en O Barco, con cinco casos, uno de ellos hospitalizados; y dos de los focos registrados esta semana en la ciudad de As Burgas han sumado tres casos nuevos.

Por otro lado, y con el fin de prevenir la transmisión en los colegios y concienciar a los más jóvenes sobre la importancia del lavado de manos, la distancia y el uso de la mascarilla, el grupo "Pupas, Sustos e Outros Disgustos" de Enfermería de Atención Primaria inició en el CEIP Manuel Sueiro un programa de prevención Covid que llegará a todos los centros educativos.

Compartir el artículo

stats