Los sindicatos llamaron una vez más a la protesta en la calle para pedir "más seguridad y refuerzo de profesores" ante el inicio del nuevo curso escolar, que ayer se hizo oficial en Educación Secundaria y FP para todos los centros de la provincia.

Representantes sindicales, padres y madres y estudiantes portaron carteles para protestar por la actual situación que vive la educación en Galicia, y más concreto en Ourense, para reclamar medidas específicas que ayuden a parar el virus y crear lugares seguros.

Frente a la sede de Educación en Ourense reivindicaron más recursos humanos y un protocolo ajustado para la vuelta y el desarrollo diario de la actividad escolar.

El Sindicto de Enfermería junto con el sindicato de profesores ANPE informaron a la Fiscalía de Menores de la situación de grave riesgo que sufren los menores en los centros educativos gallegos como consecuencia de que las distintas administraciones públicas no están utilizando todos los medios a su alcance para mitigar y controlar el riesgo de contagios de coronavirus a través de más presencia de personal sanitario en las aula. El escrito describe la preocupación de la comunidad educativa sobre la pandemia en los centros educativos.