Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El golpe del coronavirus al turismo: 14.000 visitantes menos en agosto

Ourense recibió 30.893 viajeros, el peor dato desde 2003 - La ocupación en la capital fue del 49%, el 63% en fines de semana

Visitantes frente a la oficina municipal de Turismo.

Visitantes frente a la oficina municipal de Turismo. // Carlos Peteiro

El impacto del Covid en el turismo era previsible y los datos del sector a cierre del mes de agosto confirman la caída. Los efectos de la crisis sanitaria, el miedo al contagio y el aumento progresivo de los casos durante las semanas del mes vacacional frenaron las salidas y la ocupación en los hoteles se ha visto resentida.

La provincia de Ourense recibió el pasado mes de agosto 30.892 viajeros, catorce mil menos que el año anterior (45.036), lo que se traduce en el peor registro desde 2003. El número de pernoctaciones bajó a 63.227, un dato mejor en relación al anterior ya que no hay que retroceder tanto para encontrar otro similar. En 2013, cuando Ourense sufría de lleno los efectos de la crisis económica, el dato fue má malo aun que el de este año: 62.954, pese a que entonces se registraron dos mil viajeros más que este año.

Esto implica que, si bien este año han venido menos turistas, el tiempo de estancia ha sido ligeramente superior. De media, los turistas que eligieron Ourense como destino en agosto pasaron dos noches en alguno de los hoteles de la provincia.

En relación con el año anterior, y siguiendo los datos recogidos por el INE, en Ourense había 156 establecimientos hoteleros abiertos, 22 menos que el año anterior y 662 personas contratadas, 106 menos que en 2019. Una prueba más del enorme impacto económico que ha tenido esta crisis sanitaria en el sector hotelero.

El grado de ocupación a nivel provincial fue este mes de agosto fue muy inferior al del pasado año. Se ocuparon el 35% de las plazas disponibles, frente al 47% de 2019. En fines de semana el porcentaje subió al 38%, diez puntos por debajo del índice de 2019.

La ciudad de Ourense, donde se concentra la principal actividad turística, acusa especialmente los efectos del Covid en el turismo. La ocupación por plazas alcanzó en agosto el 48,8% llegando al 63,7% en fines de semana. Nada que ver con las cifras de 2019, cuando los hoteles de la capital lograron una ocupación global del 73, y del 76% en fines de semana.

Desde el fin del estado de alarma, los hoteles de la provincia han recibido a 57.715 viajeros, y se han registrado 116.171 pernoctaciones. El turismo extranjero se han resentido por la restricciones.

Compartir el artículo

stats