El Covid no da tregua en la ciudad de Ourense, donde desde hoy se aplican nuevas medidas de restricción que afectan a todo el barrio de O Couto y parte de la céntrica calle Progreso. Con 602 casos activos en la provincia y más de la mitad en la ciudad, 60 nuevos contagios en solo 24 horas, un brote entre el personal sanitario de los hospitales de Ourense y Verín con 13 trabajadores positivos y 21 en cuarentena, un foco que afecta a la práctica totalidad de los usuarios de la residencia de Lobeira, 16 colegios con algún positivo y 57 ingresos hospitalarios, los niveles de alerta están activados.

El "agravamiento de la situación epidemiológica" en el municipio de Ourense, donde se concentran más de la mitad de los 602 casos activos, señalan desde Sanidade, obliga a ampliar las limitaciones especiales que ya se aplicaron el pasado viernes en cuatro calles a todo el barrio en el que, apunta el Sergas, se concentran los brotes notificados en los últimos días.

Se trata del territorio comprendido entre las calles Progreso (desde el Puente Romano hasta el cruce con la Praza de Abastos), Irmáns Xesta, avenida de Portugal hasta el cruce con Irmáns Xesta, camino Lobishome, Salto do Can, Carballo, Sobreira, N-525 (desde el cruce con Sobreira hasta la avenida Ribeira Sacra), y avenida Ribeira Sacra hasta el Puente Romano. Todas estas vías y las integradas dentro del perímetro están sujetas a las mismas restricciones especiales que ya se impusieron el viernes pasado en las calles Doctor Fléming, Antonio Puga, Xesús Soria y la avenida de Portugal entre Ervedelo e Irmáns Xesta.

Todo el sector será objeto de "especial vigilancia", con el objetivo de limitar los contactos y contagios del Covid-19. Las limitaciones especiales entraron en vigor a las 0.00 horas de esta pasada noche y están recogidas en un nuevo número del DOG publicado ayer. Las reuniones entre personas que no conviven se limita a cinco, tanto en público como en privado, y el aforo de los establecimientos de acceso público se reduce al 50%. No se permite consumir en el interior de los bares o cafeterías, restricción que afecta gran parte de los locales de esta zona, que carecen de terraza. Los que sí tienen podrán instalar el 50% de las mesas, al igual que los restaurantes, que solo podrán servir en la mitad del comedor.

El informe elaborado por Salud Pública sobre la situación epidemiológica de Ourense coincide con el subcomité clínico en la necesidad de intensificar las medidas de prevención. Destacan que la media de edad de las personas afectadas "es superior a la del resto de Galicia", por lo que su evolución es de "alto riesgo" si se tiene en cuenta la tasa de incidencia, el número de cadenas de transmisión y el porcentaje de pruebas PCR positivas.

Incide Sanidade en que la mitad de los casos de la provincia están concentrados en la ciudad y su área de influencia y advierte de que más del 24,6% son personas mayores de 65 años y el 14,6 superan los 80. También influye la alta movilidad y vínculos familiares que existen entre la población de Ourense y las áreas con localidades del resto de la provincia en las que hay pocos vecinos y de edad avanzada, "lo que supone un riesgo añadido". Por este motivo, Sanidade pide que se extreme la prevención en los contactos sociales públicos y privados, y que se limiten aquellos que no son esenciales.

Brote sanitario

También preocupa un brote entre el personal sanitario del Hospital Universitario de Ourense, con cinco casos, y del Hospital Público de Verín, con ocho. La detección de estos positivos activó el protocolo de seguimiento y aislamiento de contactos de riesgo entre el personal y los pacientes de ambas unidades de hospitalización, en las que, desde este martes, están bloqueados los accesos y visitas.

Desde el Sergas señalan que la investigación sobre el origen y alcance de este brote está abierta y, por el momento, el Servicio de Medicina Preventiva y la Unidad de Salud Laboral han determinado que 13 trabajadores en Ourense y 8 en Verín guarden cuarentena. Tanto los profesionales positivos como los aislados pertenecen a varias categorías.

En Verín, el BNG ha pedido a la Xunta un "refuerzo inmediato" del personal para compensar las bajas causadas por los contagios y la cuarentena. Piden también la apertura de una unidad en la segunda planta para pacientes sin coronavirus, destinando la denominada unidad verde exclusivamente al Covid.

Además, la incidencia de los brotes sigue siendo alta en Ourense. El foco que afecta a varios concellos de la comarca de A Baixa LImia, con origen social y familiar, asciende a 14 casos al sumar 8 nuevos.

En Verín, un brote familiar con cuatro contagios se duplica con positivos más, y otro foco de origen familiar y social en este mismo municipio pasa de cinco casos a seis.