Tras una inversión de casi 55 millones de euros, ayer se puso en servicio el tramo de la autovía A-56 entre A Barrela (Carballedo) y San Martiño (Vilamarín). El secretario general de Infraestructuras del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma), Sergio Vázquez Torrón, asistió al acto de apertura de esta autovía entre Lugo y Ourense, que comparte con la A-54 el tramo de 23 kilómetros en servicio entre Lugo (Nadela) y Guntín. A partir de Guntín se inicia el trazado de la A-56 hasta Ourense, siendo el tramo A Barrela-San Martiño el primero en ponerse en servicio.

La autovía A-56 discurrirá sensiblemente paralela a la N-540, un importante eje de comunicación y vertebración norte-sur de la Galicia interior, que permitirá mejorar la seguridad vial, funcionalidad, capacidad, tiempos de recorrido y comodidad en la circulación.

El tramo que se pone en servicio permitirá conectar en A Barrela con la N-540 y en As Lamas con las carreteras autonómicas LU-901 y OU-901, enlazando así la A-56 con el eje de comunicación denominado "Eje del Ribeiro", hacia Cea, O Carballiño y la AG-53, dando servicio a los núcleos de población del entorno en el que muchos vecinos están contentos porque harán menos kilómetros. El presupuesto de las obras asciende a 39 millones de euros que, sumados al coste de las expropiaciones y asistencias técnicas vinculadas de redacción de proyecto, control y vigilancia de las obras, seguridad y salud y medio ambiente, arrojan una inversión total de 53,5 millones.

El tramo San Martiño - A Barrela de la A-56 tiene una longitud de 8,8 kilómetros, de los que 8,3 son en la provincia de Lugo y 0,5 en la de Ourense. Se inicia el nuevo trazado en una conexión en glorieta a la altura del p.k. 61 de la N-540. Posteriormente se ha ejecutado el semienlace de A Barrela, que permite conectar con la carretera autonómica LU-901 y el núcleo de A Barrela, desde la A-56 en sentido sur. Finaliza el trazado de este nuevo tramo en el enlace de As Lamas, próximo a San Martiño (Ourense), donde se conecta con la carretera autonómica OU-901 mediante un vial de conexión y una glorieta final.

Como obra de singular destaca el viaducto sobre el río Búbal, de 303 metros de largo y 7 vanos, preservando la vegetación de ribera. Los distintos viales interceptados por la autovía han sido repuestos mediante pasos superiores. En el que repone la LU-901 en el semienlace de A Barrela, se ha ejecutado un paso inferior bajo la autovía.

En total se han ejecutado 11 estructuras: el viaducto del río Búbal, 9 pasos superiores y 1 paso inferior. Han sido dispuestas medidas especiales para la fauna mediante rampas de escape de animales y pasos de fauna a lo largo del trazado. Y un capítulo especial merecen las medidas de protección del patrimonio cultural en varios túmulos y yacimientos arqueológicos que han requerido de excavaciones específicas de los distintos restos que han aparecido en la traza.