El pleno extraordinario celebrado hoy en el Concello de Ourense aprobó en sus escasos cuarenta minutos de duración y por unanimidad, una modificación de crédito de 1,5 millones de euros para poder ejecutar obras urgentes en la perrera, termas, parque móvil y ayuda social, entre otros. También tomó posesión el nuevo edil de DO, Telmo Ucha, que decidirá en breve si le da oxígeno al Gobierno de Gonzalo Pérez Jácome que gobierna en minoría con solo dos ediles o colabora en el desalojo del regidor, pasando al grupo de no adscritos o apoyando una moción contra el alcalde.

Todo esto en una sesión insólita, en la que un alcalde especialmente jocoso recibió al nuevo edil con un "Telmo, un chaval". La concejal del PP y exedil de Hacienda, Ana Morenza, fue más clara al felicitar al nuevo edil con un "bienvenido al circo". Jácome tuvo tiempo en esos 40 minutos para retirar la palabra al portavoz del BNG, Luis Seara, tras hacerle tres "llamadas a la cuestión", un nuevo término con el que Jácome impidió las críticas a su persona, así como dos llamadas al orden al mismo concejal, con amenaza de expulsión. Hizo lo propio, llamadas al orden, al portavoz de Ciudadanos, José Araujo . Este último mostró su sorpresa: "Es increíble que haga esto cuando no paró usted de hacer el indio en este pleno donde comió, insultó, se descalzó. Solo le faltó subirse al techo". Con todo, el alcalde siguió riéndose y señaló que "creo en la redención de las personas".

El Secretario municipal tuvo que intervenir para indicar que había recibido dos escritos de dos grupos de ediles distintos de Democracia Ourensana, el partido del alcalde, reclamando ser portavoces del Grupo, y otro tercer escrito en el que varios ediles de DO le informaban de que habían decidido expulsar a Pérez Jácome. Ante el galimatías y al no saber quién podría ser el portavoz legal de DO y cuáles entonces serían los tránsfugas, solicitó un escrito al Ministerio de Interior, indicó el Secretario, para que lo ponga en contacto con el representante legal de DO. Otro pasaje plenario imprescindible desde el punto de vista del ROF, el Reglamento de ordenación, pero esperpéntico porque el representante legal de DO cuya identidad debe aclarar Interior estaba sentado al lado del Secretario pues es el propio alcalde.

Jácome también informó al pleno fuera del orden del día de que el Concello podría perder parte de la subvención, 600.000 euros del total, que le había concedido el Gobierno central hace años para la reforma de la plaza de abastos de As Burgas al retrasar la reforma por tener okupas dentro.