La Confederación Hidrográfica del Miño Sil (CHMS) investiga el vertido realizado en el Barbaña, a la altura del Pazo Paco Paz, originado el pasado domingo y que ayer denunciaba el colectivo Ríos Limpos, alertando que este cauce fluvial "sufre más de un incidente de este tipo todos los meses", a pesar de las medidas adoptadas tras la muerte de 17.000 peces en el año 2009 y de las mejoras que se realizaron en la depuradora de San Cibrao das Viñas.

La guardería fluvial de la CHMS está tomando muestras del vertido desde el domingo, para tener daros sobre su naturaleza y el lugar donde se ha generado el foco de contaminación. El nivel de las aguas es muy bajo en estos momentos, por lo que el problema "salta a la vista".

Lo más probable es que el vertido proceda de la depuradora de San Cibrao das Viñas, que cuenta con "un nivel de vertido autorizado", tras gestionar el agua que le llegan por los colectores de los polígonos industriales de Pereiro de Aguiar y de San Cibrao. Los técnicos de la CHMS van a comprobar "si esos parámetros están por encima del margen que admite el organismo de cuenca".

Todo evidencia que las mejoras realizadas en la depuradora de San Cibrao das Viñas en el año 2015 fueron insuficientes, por lo que la Administración central va a proceder próximamente al Saneamiento Integral del Barbaña con una inversión de 30 millones de euros.